Salud en Emergencia, ¿será esta la salida?

Imagen

 

Por Joan Manuel Gómez -@joanlink-

foto cortesía de códigovenezuela.com

 

A 3 meses de iniciada la jornada de protestas convocada por el sector estudiantil y continuada por las diferentes fuerzas vivas del país, los gremios que conforman el sector salud en Venezuela no se podían quedar atrás, en vista de que la salud al igual que la educación, la vivienda, la seguridad y la producción se han convertido en los 5 pilares fundamentales de la protesta: cinco temas a los cuales no se les ha dado la respuesta eficientes y eficaz para decir que las mismas no son justificadas, hoy vemos como el pueblo reclama por tener acceso a la educación, mientras que los que la poseen reclaman por mejoras en la misma, la sociedad civil reclama por viviendas, mientras que los dueños de estas infraestructuras se quejan por las invasiones y las expropiaciones, observamos en las noticias diarias como la inseguridad crece trascendiendo de simples hurtos a prendas y artefactos móviles hasta los asesinatos por ajustes de cuentas y por atracos forzosos, somos testigos de las incesantes colas para comprar enceres e insumos, mientras la producción cada día cae y cae llevándonos a un punto en cual la demanda sobrepasa a la oferta, pero más allá de estos conflictos existe uno que para muchos puede ser peor, tanto por su importancia, como por su alcance, y no podría ser otro que la Salud, si bien tener seguridad aumenta la calidad de vida, ¿de qué sirve la vida si no tenemos salud?, si algunos piensan que tener una vivienda propia es una meta, no podríamos disfrutarla si nuestras condiciones sanitaria y epidemiológicas no son las adecuadas, además ¿cómo podríamos rendir en el estudio o en el trabajo si no gozamos de una buena salud?, estas interrogantes y afirmaciones nos muestran la importancia del tema, pero ¿a qué nos referimos por Salud?, ¿a la ausencia de enfermedad?, ¿al optimo estado fisiológico del cuerpo?, ¿a las condiciones que debemos tener para vivir bien?, ¿a los servicios públicos a los que por derecho tenemos acceso los seres humanos?, ¿o qué?, bueno podemos decir que todas, de ahí su influencia en cada ser vivo, la salud es un tema universal, el cual no tiene fronteras, ni distinción de razas, género o ideologías políticas y religiosas, por lo cual cuando este derecho se ve coartado instantáneamente el pueblo se ve afectado, esto genera malestar, genera descontento, genera rechazo y ¡¡¡búmm!!! genera protestas, ¿de qué tipo?, bueno de todo tipo.

 

Para quienes NO crean en que la cantidad de protestas son indicador de descontento o de rechazo a un modo de gobierno, deberían reconsiderar su postura y tomar en cuenta su efecto, pero sobretodo debería ponerle la lupa principalmente a las protestas por temas de salud, en vista de la trascendencia que esta tiene la sociedad y en todos sus niveles, si no me creen, veamos, si un barrio carece de servicios sanitarios adecuados es seguro que allí se genere un brote epidemiológico lo cual va a obligar que quienes padecen de este mal protesten ante los organismos competentes; otro ejemplo lo vemos en un hospital u ambulatorio, si este no posee los insumos necesarios para brindar atención médica esto generará un malestar en sus beneficiarios los cuales se verán en la obligación de quejarse y protestar para que este servicio mejore, pero más allá de esto se podrían generar problemas mayores como aumento de indices de mortalidad, colapso en los centros hospitalarios, propagación de enfermedades, entre otros problemas, que conllevarían a un desastre inminente, en el cual todos los usuarios, pacientes, beneficiarios o vecinos de dicho centro de salud se verían afectados; sin embargo existe un punto que no hemos tomado en cuenta, una arista más del problema, ya que la salud también depende de quienes brindan este servicio, hombres y mujeres que desde sus cargos permiten que este derecho sea eso, ¡un derecho!, ¿de quiénes hablamos?, bueno de los médicos, enfermeros, bioanalistas, farmacéuticos, nutricionistas, odontólogos, radiólogos, entre otros, así como los camilleros, porteros, secretarias, camareras y todos los profesionales y técnicos que contribuyen en los centros de salud, ¿por qué nos referimos a ellos?, bueno si ninguno de estos individuos el servicio no llegaría a quienes lo necesitan, pero para ello cada uno debe recibir beneficios laborales, beneficios a los cuales este gobierno no ha dado la atención necesaria como sueldos que no satisfacen las necesidades, una prima alimentaria que esta por debajo la cesta básica nacional, un HCM que no cuenta con la cobertura mínima, así como unas condiciones de trabajo inadecuadas, esto se ha traducido en jornadas de protestas en todas las localidades, municipios y estados del país, hoy vemos como fechas como el 10 de marzo, el 25 de abril y el 12 de mayo muchos profesionales representados en sus dirigentes gremiales repiten el mismo discurso: “Hoy deberíamos estar celebrando nuestro día, pero no lo hacemos debido a las malas condiciones en las que este gobierno tiene a  nuestro gremio”, y para los que aun no se han dado cuenta de la gravedad, les invito a reflexionar sobre el siguiente panorama: sí quienes prestan el servicio de salud se paran y protestan por su reivindicaciones, los beneficiarios se verán afectados, su salud se verá afectada y la única salida será protestar para que su derecho no se vea afectado, lo que en conclusión se traduciría en una protesta general de todos los sectores.

Tovar, 13 de mayo del 2014