Televisión de aluvión

Siendo cierto el aserto de que lo bueno si breve dos veces bueno, a tan alto grado de calidad no aspiro con lo que sigue, aunque sí a uno aceptable de claridad en un par de párrafos.
Es más que posible que no haya un solo español que no ponga cara al nombre de María Teresa Campos. Con la misma seguridad que afirmo que el avatar   – ojalá no tragedia-   de su accidente cerebro-bascular, tres días después solo interesa  a los telespectadores del “Sálvame” telecinqueño y a estos porque es lo que les echan.
Enunciado lo cual ¡qué duro se hace que para  recordar a la mediática María Teresa Campos sea preciso hacerlo con el susodicho “Sálvame” mediante, con sus guionizados colaboradores y con su Terelu hija, con guión o sin guión, tanto da! Y mientras tanto, Edmundo aislado.
Escrito a las 17:00 del bien-dicho viernes 19 de mayo.
Ángel Zurita Hinojal

Comments are closed.