Un Manifiesto Por La Ciudad Futura

A Manifesto For The Future City.

Con paisajes urbanos al borde de una transformación radical, nunca ha sido más importante para los planificadores urbanos, arquitectos y dirigentes de la ciudad para pensar en nuevas maneras de planificar para el futuro. Nuestras ciudades son laboratorios para experimentacion urbana, ofreciendo una plataforma para inspirar nuevas e innovadoras formas de pensar acerca de la vida urbana. El éxito y la capacidad de recuperación de nuestros entornos urbanos radica en nuestra capacidad de pensar a través de una amplia gama de escalas – escuchar a los ciudadanos, el examinar los entornos socio-espaciales y económicas juntos.

Piense en nuevos conceptos de planificación y responda a la rápida transformación urbana

La ciudad ofrece un laboratorio gigante, en el mundo real donde las ideas se pueden probar, los datos se pueden recopilar y los conocimientos se pueden aplicar. Tenemos que distanciarnos un poco de planos, estadísticas y estrategias genéricas, y salir a la calle con métodos fluidos, prácticos para abordar conflictos urbanos concretos.

Como seres humanos, estamos acostumbrados al crecimiento y desarrollo – en la vida, la contracción es la predecesora de la muerte. En cuanto a la evolución de las formas urbanas de hoy en día, debemos reconocer que esta contracción no significa necesariamente el fin de la ciudad, y hay que aceptarlo como una posibilidad para el desarrollo de un tipo diferente. Debemos dejar de buscar para curar c ciudades en contraccion como Detroit y Cleveland – en tiempos de escasez, los problemas urbanos podríamos estar más allá del ‘arreglo’ – pero debemos centrarnos en las partes de las ciudades que continúan prosperando en tiempos de dificultad. No debemos permitir que la sobredramatizada  declinacion de una ciudad paralice nuestra capacidad de pensar sobre la manera de fomentar el progreso que ebulle a nivel comunitario.

“Una gran ciudad no debe ser confundida con una ciudad populosa ” – Aristotle

Listen to our citizens to plan user-oriented cities

Una comunidad socialmente sostenible es abierta pero segura, llamando e invitando a la participación dentro de su teatro y el espectaculo cotidiano . La Comunidad está en el corazón de todo barrio y área, por lo tanto, con el fin de regenerar exclusivamente debemos escucharlos a ellos, porque ellos son los expertos de su localidad. La participación comunitaria, “co-diseño y otras estrategias similares son la clave para la identificación y la comprensión de los deseos, ambiciones y preocupaciones que podrían dar forma al desarrollo, e influir en soluciones practicas de planificación .

En el rostro cambiante de la ciudad, la planificación de la ciudad requiere la colaboración de todos los estratos de la sociedad. Las ciudades tienen un elemento humano vital – hay mucho más determinando la forma espacial urbana que lo que el capital obtiene. Después de todo, el éxito de la regeneración de una zona no debe implicar la sustitución de la vida que alli existe – una regeneración a la Elephant & Castle - pero debería fomentar una comunidad a través de todas las líneas de conflicto.

“Las Ciudades tienen la capacidad de proveer algo para todos, solo porque y solo cuando han sido creadas por todos – J. Jacobs

Apoya el crecimiento orgánico y abierto de las ciudades

En lugar de la regeneración a tabula rasa, es la evolución orgánica lenta y constante lo que crea las comunidades más resilientes. Así como la naturaleza se renueva a si misma, un proceso gradual de poda y rebrote se adapta mejor a nuestros barrios y ciudades, y hay que dar más crédito a las adaptaciones no lineales de una ciudad, que garantizará su convivialidad y vitalidad.

Mientras que en un escenario debemos fomentar la evolución de nuestros entornos urbanos, pero esto no debe ir en detrimento de la preservación de las fortalezas que ya existen dentro de una ciudad. Esto significa mirar a las comunidades más pobres porque han optimizado sus recursos para crear lugares más seguros, resilientes con infraestructura, servicios y vivienda que se adaptan a sus necesidades. A nivel comunitario, la innovación es moneda corriente, ya que tienen una muy buena razón para querer que sus comunidades prosperen. Estos enfoques innovadores y experimentales pueden transformarse en las estrategias de crecimiento urbano inteligente, sostenible e integral.

Diseño para el futuro y re imaginatelo constantemente

En un reciente evento celebrado por UCL Urban Lab, me hicieron consciente del hecho de que el promedio de vida de un edificio en la ciudad de Londres es de sólo 17 años. Así, en lugar de diseñar edificios a medida para su uso singular, las estructuras deben ser flexibles y diseñados para atender a una multitud de necesidades. Obviamente, no podemos predecir totalmente el futuro, por lo que la planificación para el uso de largo plazo de nuestra infraestructura construida es de vital importancia. Y si una estructura sólo tendrá una vida corta, construyela para ser demolida.