Una aclaración desde Filipinas. Por Tania Quintero

Ayer, en un correo enviado a varios amigos, decía que si en ese avión de Malasia, desaparecido desde el 8 de marzo de 2014, hubieran viajado ciudadanos de Estados Unidos, las investigaciones hubieran avanzado. Al poco rato, Marco Antonio Pérez López, administrador de El blog de Iván García y del mío, desde Manila, Filipinas, donde se encuentra trabajando (“y hace un calor del carajo”), me enviaba la siguiente aclaración, la cual comparto con ustedes.

Hola Tania,

Sobre el fatídico vuelo MH370 de Malaysian Airlines, debo decirte lo siguiente: sí viajaban tres norteamericanos y dos canadienses a bordo del avión y los Estados Unidos sí han participado activamente en la búsqueda, enviando los buques más avanzados del mundo para este típo de tareas.

Está en el interés de todos los países que el avión aparezca, en particular los Estados Unidos porque es de la Boeing y hasta ahora su récord de accidentes era prácticamente limpio y ningún avión de ese modelo se había caído o tenido problemas técnicos serios achacables a la constructora.

A Boeing, por tanto, le interesa sobremanera aclarar qué pasó para eliminar cualquier posibilidad que un problema técnico haya ocasionado el accidente. No es que no haya interés en que aparezca, es que la búsqueda es la clásica de una aguja en un pajar, porque la realidad es que no se sabe qué pasó.

Es casi seguro que fue un desvío intencional, pues los equipos de comunicación fueron apagados manualmente desde la cabina y al aparato le quedaba combustible para varias horas, así que en este momento puede estar en cualquier parte.

Estoy de viaje por el sudeste asiático. He visitado Malasia, Singapur e Indonesia, ahora estoy en las Filipinas. En todos estos países la seguridad en los aeropuertos se ha incrementado visiblemente en comparación a como era antes. En Malasia, la cosa está tan seria que nos prohibieron la entrada a un centro de tráfico marítimo en cuya modernización vamos a participar. Un abrazo, Marco

Un paréntesis. Me gustaría aclarar que a Marco lo conozco desde que nació en La Habana, el 7 de diciembre de 1956. Aprendió a leer y escribir a los 3 años y hasta que se graduó de Ingeniero en la CUJAE, fue un alumno brillante. Marco, como sus hermanos, Rafael, abogado, y Armando, biólogo y profesor, siempre tuvieron facilidad para los idiomas y desde muy jóvenes aprendieron el inglés en Cuba.

Su padre, Rafael Pérez Vega, fue obrero, técnico y funcionario de la industria pesada y tuvo una experiencia singular: en los años 40, después de terminar sus estudios en una escuela tecnológica, por sus buenas notas, fue seleccionado para trabajar en la Base Naval de Guantánamo, algo muy codiciado entonces, por las buenas condiciones laborales y los gratificantes salarios. Su madre, Lucrecia López Vega, ama de casa, ya cumplió 91 años y sigue viviendo en la barriada habanera de El Cerro.

Más de dos meses después del fatídico vuelo malayo, vale la pena recordar algunas de las historias y de las vidas rotas de quienes un día subieron a un avión sin imaginar que desaparecerían sin dejar rastro.

Tania Quintero

El Blog de Tania Quintero.
Rezo-Alumnos-MH370-desaparecido-AFP_CLAIMA20140326_0025_14

Foto: Alumnos de un colegio en China rinden homenaje a las víctimas del vuelo MH370 de Malaysian Airlines. Doce eran los tripulantes y de los 227 pasajeros, 153 eran chinos.Tomada del diario argentino Clarín.