«Y el gavilán, con sus garras y uñas largas punzantes cazará al topo, las ensuciará con su pelo, apenas lo saque de la obscura madriguera en que se esconde, mas no le dará muerte, pues lo entregará a su Señor».

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&