«¿Esta cara le da miedo?»

Los empleados de una cadena de comida rápida KFC en la localidad estadounidense de Jackson, Misisipi, pidieron a una niña de tres años y a sus familiares que abandonaran el local. La razón, según les dijeron, es que el rostro de la menor, lleno de cicatrices a raíz del ataque de tres perrros, estaba «espantando» a los demás clientes. Sus padres no han dudado de hacerlo público mediante una página en Facebook, donde han relatado su experiencia y han pedido un boicot a la cadena en una publicación que comenzaba con una sencilla pregunta: «¿Esta cara le da miedo?». Según han contado sus padres, …


//