¿Dónde están los 10 millones de euros que el Alcalde de Onda dice haber “ahorrado”?

El oscurantismo del Alcalde Onda en el pago de las facturas de telefonía ha sido una constante en la gestión económica municipal. Ya en el mes de enero, la oposición socialista en el ayuntamiento denunciaba el pago extrajudicial de facturas de telefonía que el Alcalde atribuía (después de más de 2 años del PP en la alcaldía) al anterior gobierno socialista cuando la documentación oficial señalaba el 20 de marzo de 2012 como la fecha más antigua de dichas facturas, es decir todas correspondientes al gobierno del actual Alcalde y que según denunciaban los socialistas habían estado ocultas en un cajón para pagarlas en 2014.

Esta manera de actuar del Alcalde de Onda y su superconcejala de Hacienda, arrojan una gran sombra sobre la transparencia en las cuentas municipales y fomentan que aparezcan dudas razonables sobre la bondad de los datos que ofrecen sobre dichas cuentas.

Carmina Ballester, concejala de Hacienda del ayuntamiento de Onda.

Carmina Ballester, concejala de Hacienda del ayuntamiento de Onda.

Por un lado, y como punto de partida, está la certificación de la Intervención Municipal que en marzo del 2012 dice que no existen deudas ni facturas pendientes de pago en el ayuntamiento de Onda anteriores al 1 de enero de 2012.

Por otro lado, en los presupuestos municipales de los años 2012, 2013 y 2014 no aparece consignada ninguna deuda pendiente de los ejercicios anteriores (salvo el préstamo destinado a la construcción de los colegios públicos locales que corre a cargo de la Generalitat Valenciana y que por tanto no representa un gasto para el ayuntamiento).

Con estas premisas, la afirmación del Alcalde de Onda por boca de la concejala de Hacienda, de que en estos más de tres años de gestión municipal del PP en el ayuntamiento de Onda se han ahorrado más de 10 millones de euros no hace sino arrojar más sombras sobre esta polémica gestión económica del Alcalde de Onda.

Si consideramos que según los presupuestos municipales no aparecen en ellos ningún ingreso extraordinario por dicho importe, resulta de difícil credibilidad el dato que aportan en sus comunicados tanto el Alcalde como su concejala de Hacienda, salvo que se hicieran públicas las facturas que justifican dicho abultado ahorro y al mismo tiempo los apuntes contables y las cuentas de destino de dicho importe en los presupuestos municipales. Hasta ahora el Alcalde no lo ha hecho ni parece tener intención de hacerlo a la vista de la negativa a ofrecer dicha información a la oposición municipal.

Además, de ser ciertos dichos datos y haber destinado el importe de los 10 millones de euros que según el Alcalde han ahorrado gracias a su magnífica gestión económica de la hacienda municipal al pago de una supuesta deuda pendiente, surgen varias preguntas de obligada contestación:

  • ¿En qué partida presupuestaria está consignada la supuesta deuda pendiente?.
  • ¿En qué cuentas contables del presupuesto se ha efectuado el ingreso de los 10 millones que según el Alcalde sólo se han destinado al pago de una supuesta deuda pendiente?

Tampoco parece el Alcalde muy dispuesto a aclarar estos puntos, a pesar de que los ciudadanos tienen derecho a saber a dónde va a parar el dinero público.

Así que en tanto el Alcalde no aclare mediante los documentos oportunos dónde han ido a parar esos supuestos 10 millones de euros de ahorro, sólo quedan dos posibilidades: 1) que el supuesto ahorro no sea tal, en cuyo caso debería pedir perdón el Alcalde a todos los ciudadanos por mentir sobre algo tan sensible como es el dinero público; y 2) En el caso de que se demostrara mediante los correspondientes documentos contables que dicho ahorro es cierto, y a falta de hacer públicos los correspondientes apuntes contables donde conste el ingreso de los mismos para pagar una deuda concreta preexistente, cabría pensar que existe un supuesto agujero negro en las arcas municipales que consume todo el dinero que tan diligentemente ahorra el Alcalde.

No debería el Alcalde dejar de aclarar mediante los documentos oficiales correspondientes estos extremos, ya que los casos de supuesta corrupción y de supuesta financiación ilegal en los que está sumido su partido el PP, no ayudan demasiado en la credibilidad de unos datos hechos públicos sin ningún soporte documental.

En resúmen, lo que se preguntan los ciudadanos ondenses es que si es verdad que se han ahorrado esos 10 millones, debería existir alguna partida presupuestaria que reflejara esa supuesta deuda pendiente donde mediante los correspondientes apuntes contables se hubieran ingresado. Si por el contrario, no existe ninguna deuda pendiente consignada en los presupuestos, dicho supuesto ahorro debe ser supuestamente inexistente, o lo que es peor, supuestamente deben de haberse consumido extrapresupuestariamente.

Los excesos en la propaganda pueden llevar a situaciones extrañas difíciles de justificar, en cuyo caso siempre puede ser mejor reconocer que se ha mentido.

Onda ya no es lo que era desde que gobierna el PP.

¿Y a mí, por qué me miran?

¿Y a mí, por qué me miran?