¿Para qué le sirve a Dios seguir viviendo como Dios?

Hay religiones que no permiten hablar de Dios. Exigen a quienes profesan su fe, una obediencia ciega