¿Tu empresa está orientada al dinero o a las personas?

Hace unos días tuve la oportunidad de leer la entrevista que @La_Vanguardia efectuó al Papa Francisco. En ella, entre otros temas, el Papa hacía referencia al importante y acuciado problema actual manifestando que para mantener vivo un sistema obsoleto, se estaba echando a perder toda una generación de jóvenes. En la misma, también destacaba que el caduco sistema actual tiene el dinero como soberano y único objetivo, cuando debería ser el Ser Humano su único y primordial fin.
Aunque si actualmente observamos el comportamiento de nuestra sociedad, cada vez se vislumbra de forma más patente una nueva tendencia hacia el Ser, más que al Tener. Un cambio de cultura y prioridades surgidas de las muchas crisis que hemos estado y estamos viviendo. Una necesidad imperativa que tiene como meta un cambio definitivo en nuestra convivencia e incluso supervivencia, hacia un sistema más sostenible para que las generaciones venideras puedan disponer de recursos y oportunidades reales de desarrollo.
Todo y el empecinamiento de la mayoría de los gobernadores que nos representan, y de empresas influyentes en los mercados aposentados por seguir en este sistema en fase de declive irreversible en busca de su propio interés, cada vez se perfila más un cambio de tendencia y ya existen muchas empresas que ponen al Ser Humano en su punto de mira dejando la cuenta de resultados en un segundo término.
Visionarios como Steve Jobs con empresas como Apple demostraron hace ya un tiempo que si tu objetivo es el producto y el Ser Humano, se pueden hacer cosas maravillosas.
Steve Jobs siempre consideró que su empresa estaba posicionada en el cruce del Arte, la Tecnología y las Humanidades, y que el beneficio era tan sólo algo secundario que aparecía si ponías todo tu empeño en desarrollar bien esta labor.
La historia nos demuestra que este posicionamiento fue el que hizo de Apple la empresa más valiosa del mundo durante un tiempo. Pues durante el periodo en que se apartó al fundador de la empresa de Cupertino para apostar por nuevos Consejeros Delegados que ocuparan su puesto y se centrasen en maximizar beneficios puramente económicos, resultó ser una etapa que casi lleva a Apple a la quiebra.
De igual forma, son aún muchas las viejas organizaciones que siguen aposentadas en el viejo sistema actual y que siguen luchando de forma errática para agarrarse lo más fuerte posible a un sistema que les ha reportado grandes beneficios individuales. Organizaciones que con su pasividad y resistencia al cambio, sólo contribuyen a empeorar la situación general… Y es que como dice el refrán marinero; Un pescado siempre empieza pudriéndose por la cabeza…