¿Y ahora que? por Blogueros UNLZ

10360304_830836670277599_462754245_o

Elegimos usar este lunes para expresarnos de forma un poco más seria como un conjunto, no como personas individuales. Esta semana elegimos protestar un poco y preguntarnos ¿Cómo seguimos? ¿Hacia dónde va nuestra querida casa de estudios después de tales movimientos? ¿Alguien se atreve a marcar cuales serán las futuras políticas dentro de la facultad? ¿Cual es el proyecto?, cuantas preguntas, que pocas respuestas existen en este momento. La verdad que duele ver esta realidad, esta fantochada desprolija que se dio la semana pasada, mostró la peor cara de la política universitaria, su cara más ilegitima. Te manosean Sociales, te manosean y te sufrimos.

Cuanto cipayo (palabra rarísima de origen turco, la cual caracterizaba a las divisiones de caballería otomana que peleaba contra su propio pueblo a favor de las potencias europeas. Fue adoptada en el castellano para caracterizar a los mercenarios, aquellas personas que no le prestan atención a los ideales, si no a la billetera) que vuelve a los pasillos para imponer, no para proponer. Cuanto traidor suelto que hace leña del árbol caído, en vez de remar y luchar para mejorar la situación

En la facultad donde la política, pero política hecha en base a la democracia, en base a la elección legitima de autoridades, debería ser ley, preferimos ver para otra parte. Es más fácil no prestar atención a todos estos movimientos, permanecer a un lado mientras los mecanismos burocráticos hacen su trabajo.

Uno puede estar de acuerdo o no con los gobiernos en los diferentes niveles de la sociedad, pero para eso existe la democracia. La mayoría elige según sus preferencias, pero nos preguntamos, acaso los estudiantes de a pie, ¿fueron consultados sobre esta elección? ¿Se sentirán representados por esta nueva tendencia política que tomo Sociales por asalto?

La democracia no es un sistema perfecto, a veces los representantes fallan en el ejercicio del poder, pero siempre es preferible el peor de los gobiernos, siempre y cuando haya sido elegido en la contienda democrática, que el mejor de los tiranos, aquellos personajes impunes, quienes hacen una burda ostentación de poder, exhibiéndose, haciendo alarde de su posición de control y autoridad.

Esta trama, que tiene grandes tintes maquiavélicos, se viene gestando hace un tiempo largo tiempo. Los quiebres resquebrajaron las estructuras de poder democrático universitario, de punta a punta, en todos los escalones posibles.

Y no nos olvidamos de algunos textuales de aquellos patoteros democráticos que declaraban sueltos de cuerpo: “El decano que me sucedió a mí, que fue presidente del AFSCA, arregló con los grupos mediáticos y por eso se tuvo que ir. Cuando se dejan dorar la píldora, se dejan seducir no por cuestiones económicas, si no con cuestiones de contenido. Eso muestra que no estaba preparado para la batalla, no estaba preparado para ir a ese conflicto patriótico”.

A nuestros lectores, a nuestros compañeros, les sugerimos que pregunten, que cuestionen. No se dejen estar, es un momento político  universitario histórico donde su participación y descontento deben hacerse visibles. SI estaban esperando un momento para mostrarse y tomar posición elijan este. Y cerramos esta nota con una frase que resume nuestra editorial.

“¿Usted Sabe como hacen los chinos para matar a los gorriones? No los dejan posar en las ramas de los arboles. Los hostigan con palos y no los dejan posar, hasta que mueren en el aire; les revienta el corazón y caen al suelo. Los traidores tienen vuelo de gorrión. Alcanza con hostigarlos, con no dejarlos descansar, para que terminen yéndose al suelo”.  Juan Domingo Perón.