Amenazado en México el derecho a vivir: ONU

Pa­tri­cia Ca­rras­co

Des­de ha­ce años, Mé­xi­co es es­ce­na­rio de una cruen­ta lu­cha en­tre cár­te­les de las dro­gas que ha dis­pa­ra­do los ni­ve­les de vio­len­cia y obli­ga­do al go­bier­no fe­de­ral a des­ple­gar a mi­les de mi­li­ta­res en las zo­nas más con­flic­ti­vas del país pa­ra re­cu­pe­rar la se­gu­ri­dad, ase­gu­ró la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das.

Con­si­de­ró que el de­re­cho a vi­vir es­tá “gra­ve­men­te ame­na­za­do en Mé­xi­co”, ya que el país re­gis­tra un ni­vel “al­tí­si­mo” de ho­mi­ci­dios y una im­pu­ni­dad “sis­té­mi­ca y en­dé­mi­ca”.

El re­la­tor es­pe­cial so­bre eje­cu­cio­nes ex­tra­ju­di­cia­les, ar­bi­tra­rias y su­ma­rias de Na­cio­nes Uni­das so­bre Eje­cu­cio­nes Ex­tra­ju­di­cia­les, Ch­ris­tof Heyns, pre­sen­tó el in­for­me de mi­sión a Mé­xi­co vía vi­deo­con­fe­ren­cia des­de Gi­ne­bra, Sui­za, don­de con­si­de­ró “im­pe­ra­ti­vo” re­ti­rar al Ejér­ci­to del com­ba­te con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do y ase­gu­rar que mi­li­ta­res acu­sa­dos de vio­lar de­re­chos hu­ma­nos sean en­jui­cia­dos por tri­bu­na­les ci­vi­les.

Ex­ter­nó su preo­cu­pa­ción por­que en Mé­xi­co se con­ti­núe ex­pe­ri­men­tan­do ni­ve­les alar­man­tes de vio­len­cia. In­ci­den­tes ex­tre­ma­da­men­te vio­len­tos, en par­ti­cu­lar “vio­la­cio­nes al de­re­cho a la vi­da, si­guen ocu­rrien­do a un ni­vel in­to­le­ra­ble”.

En el do­cu­men­to que se di­fun­dió en la se­de de la ONU en la ciu­dad de Mé­xi­co, des­ta­có “un me­nor én­fa­sis de las au­to­ri­da­des en el te­ma de la vio­len­cia y el cri­men pue­de no re­fle­jar dis­mi­nu­cio­nes rea­les en la co­mi­sión de crí­me­nes vio­len­tos”.

En el in­for­me pre­sen­ta­do an­te el Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos en Gi­ne­bra so­bre su vi­si­ta a Mé­xi­co, del 22 de abril al 2 de ma­yo de 2013, Heyns ca­li­fi­có de “alar­man­te” el nú­me­ro de ase­si­na­tos re­gis­tra­dos en el go­bier­no de Fe­li­pe Cal­de­rón (2006-2012), que su­pe­ran los 100,000, se­gún ci­fras ofi­cia­les, de los cua­les 70,000 es­tán vin­cu­la­dos con el trá­fi­co de dro­gas.

Des­ta­có que la im­pu­ni­dad si­gue sien­do un pro­ble­ma se­rio, “tan­to a ni­vel in­di­vi­dual co­mo a ni­vel sis­té­mi­co”.

Si bien re­co­no­ció Heyns una se­rie de me­di­das po­si­ti­vas im­pul­sa­das pa­ra re­for­zar la pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos en el país, ci­tó que “si só­lo 1 o 2 mi­lla­res de los más de 100,000 ho­mi­ci­dios de la ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral an­te­rior die­ron lu­gar a una sen­ten­cia con­de­na­to­ria, no es ne­ce­sa­rio se­guir bus­can­do las cau­sas de la vio­len­cia de­sen­fre­na­da que im­pe­ra en cier­tas re­gio­nes del país”.

El fun­cio­na­rio de Na­cio­nes Uni­das se di­jo sor­pren­di­do de que en Mé­xi­co no exis­ta un mar­co le­gal am­plia­men­te re­co­no­ci­do res­pec­to del uso de la fuer­za, y cues­tio­nó que el de­li­to de ho­mi­ci­dio no es­té in­clui­do en la Ley con­tra la De­lin­cuen­cia Or­ga­ni­za­da, lo que ge­ne­ra que no sea in­ves­ti­ga­do por la au­to­ri­dad fe­de­ral.


Publicado por Notiredmexico para NOTIREDMEXICO el 6/13/2014 06:14:00 a. m.