APERTURA DE LA TUMBA Y BOVEDA DEL CONOCIDO CORSARIO AMARO PARGO EN LA IGLESIA PARROQUIAL DEL CONVENTO DE SANTO DOMINGO DE GUZMAN

El pasado viernes 15 de Noviembre actual, y habiéndonos avisado previamente una señora, Esther Andréu, arqueóloga, para que familiares directos de D. Amaro Rodríguez Felipe, célebre capitán de navío y armado en Corso por el Rey Carlos III, se iba a abrir la tumba que se halla en la iglesia de Santo Domingo de Guzmán, a la derecha entrando, cuya lápida es de sobra conocida por todos los laguneros y que reza más o menos lo siguiente: “Sepultura familiar de D. Juan Rodríguez Felipe y su esposa Beatriz Texera Machado y descendientes”, cuya inscripción data del año 1715, con una calavera y dos tibias cruzadas, como signo pirático y que de toda la vida hemos conocido y pisado y que está un poco desgastada precisamente por ello, pero perfectamente legible.

Puestos en contacto con dicha arqueóloga, muy amable, acudimos mi hijo Juan Amaro (que lleva el nombre de Amaro), y yo en la mañana de dicho día para observar las obras de exhumación del mismo y de los familiares que allí pudieran ubicarse.

Cuando llegamos a la Iglesia nos recibió amable y cariñosamente D. Ángel Fuentes Domínguez, profesor y director del laboratorio de Arqueología forense, una persona encantadora, servicial y simpática con el que se inicia inmediatamente una conversación fluida y plena de relaciones amicales como desde hace mucho tiempo.

Insistía él, como Jefe de la delegación que incluía varios licenciados muy jóvenes, de la importancia del yacimiento y de la presencia de sus descendientes directos o colaterales como era mi hijo y yo.

Después de explicarle someramente, aunque gran parte lo conocía del libro editado por el Ayuntamiento de La Laguna, donde en un Pleno de hace años, en Diciembre de 2004, se presentó la obra de Domingo García Barbuzano, titulada “El corsario Amaro Pargo”, de gran audiencia pública y éxito editorial, pues D. Amaro Rodríguez Felipe, fue una figura muy popular no sólo en La Laguna sino en todo Tenerife, incluso en Canarias.

Y la sorpresa vino seguidamente en tres aspectos fundamentales: Primero, que la tumba había sido abierta previamente, lo que además era lógico porque aparecía una reja de hierro cortada en virtud de haber habido varios enterramientos en distintas épocas; segundo, que había sido violada y expoliada por signos evidentes tales como la ausencia de los féretros, ni siquiera quedaban restos de madera, de vestuario y calzado y de joyas, pues era costumbre de la época el enterramiento vestido de los fallecidos con las mejores prendas, máxime D. Amaro que llevó a efecto ejecutoria de nobleza y cuya figura pintada aparece en el célebre cuadro ubicado en la Iglesia del Rosario, en el Barrio de Machado, entrando a la derecha bajo la Virgen de su advocación, con golilla de caballero y trajes y prendas de lujo de la época, bien parecido, de nariz griega, figurando a su derecha (izquierda del cuadro) la Siervita de Díos, su protegida y protectora al mismo tiempo en sus numerosos viajes a América Central, al Caribe, Méjico, Cuba y las Antillas y Sudamérica, en vigía permanente de los buques piráticos y ataques a los barcos españoles y portugueses que se suponía venían con grandes riquezas, especialmente oro y plata. Y a la derecha o izquierda, según se mire, un siervo (esclavo) de color oscuro mulato que seguidamente sería el criado o sirviente fiel al que liberó de la esclavitud y al que además le dejó una manda o legado de por vida, que al parecer se llamaba Cristóbal y que supuestamente estará allí enterrado.

La sorpresa mayúscula fue que al bajar los técnicos, mi hijo Juan Amaro y yo, ayudado por él pues el primer escalón era grandísimo, de más de un metro, y le seguían tres escalones más normales pero altos también, apareciendo únicamente huesos mezclados y arrimados todos en una especie de bancada de piedra volcánica o toba del país, sobre el lado derecho según se entra en la enorme bóveda, iluminada con grandes reflectores como aparece en los reportajes de televisión y prensas locales. Bóveda de grandes dimensiones para tratarse de una sepultura en la que aparecían cráneos, fémures, tibias, omoplatos, costillas y huesos menores en abundancia, ya muy deteriorados por la humedad ambiente.

Parece que no hay datos ni documentos en la parroquia acreditativos de las inhumaciones y de los certificados de defunción, pero es previsible la tesis de que la violentaron para llevarse el “tesoro” célebre, como se destrozó la casa de Machado o Mirador donde avistaba los navíos mercantes en El Rosario.

La cripta realmente es impresionante con la bóveda de medio cañón y nadie se imaginaba que existiera eso en el subsuelo de la Iglesia de Santo Domingo.

Se obtuvo, con el diligente y cualificado equipo de técnicos de la Comunidad Autónoma, un reportaje gráfico, todos los permisos y licencias y lo curioso del caso es que el proyecto que incluyó un análisis de ADN y posteriormente la recreación facial del corsario, todo ha sido financiado por una multinacional, la que creó el exitoso Assassins Creed. Y como dice en sus declaraciones, Amaro Pargo será uno de los personajes de la cuarta entrega de esta saga, líder de ventas en todo el mundo y un equipo de Ubisoft está grabando todo el proceso de investigación, incluida la etapa de documentación previa que empezó hace meses, para hacer un documental, del cual me han ofrecido una copia.

Por último, decir que mi primo Amaro González de Mesa y García-San Miguel, que reside en Madrid pero que procede de Oviedo, Diplomático de profesión, fue el primer contacto que tuvieron los directores del programa y fue Amaro el que les puso en contacto conmigo como primo hermano y que como residente en La Laguna conocía más de estas historias del corsario y podría asesorarles y visitar la apertura de la tumba, incluso hacer las pruebas de ADN, como también ofreció el propio Amaro.

Al final es intención de este proyecto donar a la ciudad de La Laguna, una efigie en bronce que sería una réplica del busto de Amaro Pargo, según la reconstrucción que se va a hacer sobre el cráneo, las pinturas y demás características, que será de gran interés para la historia cultural de nuestra ciudad.

La Laguna de Santa Cruz de Tenerife, a 18 de noviembre de 2013