Argentina ya gastó el 97% de los fondos de 2014 para subsidio energético.

El gobierno podría seguir financiando mediante emisión monetaria, lo que agravaría la inflación anua