Arranca la ¡fiesta de la solidaridad!

CIU­DAD DEL VA­TI­CA­NO, (No­ti­mex).- Fran­cis­co cla­mó con­tra el ra­cis­mo, la in­to­le­ran­cia y to­da cla­se de ex­plo­ta­ción de los se­res hu­ma­nos, en un men­sa­je vi­deo en­via­do a Bra­sil con mo­ti­vo de la aper­tu­ra de la Co­pa Mun­dial de Fut­bol.

“El fut­bol pue­de y de­be ser una es­cue­la pa­ra la cons­truc­ción de una cul­tu­ra del en­cuen­tro, que per­mi­ta la paz y ar­mo­nía en­tre los pue­blos”, in­di­có en el sa­lu­do, cu­yo con­te­ni­do fue da­do a co­no­cer aquí por la sa­la de pren­sa va­ti­ca­na en por­tu­gués.

Fran­cis­co pi­dió que la Co­pa se con­vier­ta en una fies­ta de so­li­da­ri­dad en­tre los pue­blos, ba­sa­da en la leal­tad, per­se­ve­ran­cia, amis­tad, el diá­lo­go, la so­li­da­ri­dad y el en­ten­di­mien­to en­tre las per­so­nas.

Di­jo que pa­ra ga­nar se de­ben su­pe­rar to­das las for­mas de ra­cis­mo, in­to­le­ran­cia y ex­plo­ta­ción de los se­res hu­ma­nos, de egoís­mo y de in­di­vi­dua­lis­mo.

Ade­más de­seó una Co­pa del Mun­do con to­da la se­re­ni­dad y tran­qui­li­dad, siem­pre en el res­pe­to mu­tuo, la so­li­da­ri­dad y la fra­ter­ni­dad en­tre los hom­bres y mu­je­res que se pue­dan re­co­no­cer co­mo par­te de una mis­ma fa­mi­lia.

“¡Na­die ga­na so­lo, ni en el cam­po, ni en la vi­da! ¡Cual­quie­ra pue­de ais­lar­se a sí mis­mo y sen­tir­se ex­clui­do! ¡Aten­ción! ¡No a la se­gre­ga­ción, no al ra­cis­mo!”, ex­cla­mó.

El lí­der ca­tó­li­co gra­bó y en­vió su men­sa­je por in­vi­ta­ción de la Pre­si­den­ta bra­si­le­ña, Dil­ma Rous­seff, que lo vi­si­tó en el Va­ti­ca­no en fe­bre­ro pa­sa­do y le re­ga­ló una ca­sa­ca de la se­lec­ción na­cio­nal de su país fir­ma­da por Pe­lé.

En el mis­mo pi­dió que se res­ca­te al ba­lom­pié co­mo un jue­go y, al mis­mo tiem­po, una oca­sión de en­ri­que­ci­mien­to mu­tuo; por­que el de­por­te no es só­lo una for­ma de en­tre­te­ni­mien­to, si­no tam­bién un ins­tru­men­to pa­ra trans­mi­tir va­lo­res que pue­dan ayu­dar a cons­truir una so­cie­dad fra­ter­na.

fut­bol, “es­cue­la de paz”

Des­ta­có que el fut­bol pue­de ser una “es­cue­la de paz” por­que al­gu­nas de sus ca­rac­te­rís­ti­cas son: la ne­ce­si­dad de en­tre­nar, el jue­go lim­pio y el res­pe­to en­tre los com­pe­ti­do­res.

“En pri­mer lu­gar, el de­por­te nos en­se­ña que, pa­ra ga­nar, tie­nes que en­tre­nar. Po­de­mos ver, en es­te de­por­te, una me­tá­fo­ra de nues­tra vi­da. En la vi­da, tie­nes que lu­char, en­tre­nar, es­for­zán­do­te por ob­te­ner re­sul­ta­dos im­por­tan­tes”, es­ta­ble­ció.

“Pa­ra ju­gar co­mo un equi­po es ne­ce­sa­rio pen­sar, an­te to­do, en el bien del gru­po, no en sí mis­mo. No es só­lo en el fut­bol que la am­bi­ción cons­ti­tu­ye un obs­tá­cu­lo pa­ra el buen re­sul­ta­do del equi­po; por­que, cuan­do so­mos am­bi­cio­sos en la vi­da, ha­cien­do ca­so omi­so de las per­so­nas que nos ro­dean, to­da la so­cie­dad se ve so­ca­va­da”, apun­tó.

“Si bien es cier­to que, al fi­nal de es­te mun­dial, só­lo un equi­po na­cio­nal pue­de le­van­tar la co­pa, si apren­de­mos las lec­cio­nes que nos en­se­ñan los de­por­tes to­dos sal­dre­mos ga­na­do­res, for­ta­le­cien­do los la­zos que nos unen”, afir­mó.


Publicado por Notiredmexico para NOTIREDMEXICO el 6/13/2014 06:19:00 a. m.