Carlos Valdés, la clave de seguridad ‘Tricolor’

Yulian Anchico

Carlos Valdés – Yulián Anchico

De la mano de Pékerman, y tras superar diversos altibajos, Carlos Valdés se afianzó en la defensa de la Selección Colombia y se perfila como titular.

Carlos Valdés es uno de los 23 privilegiados que representarán a Colombia en este Mundial, pero el camino que ha tenido que recorrer el vallecaucano de 29 años no ha sido fácil.

De hablado pausado, personalidad serena y muy creyente, Valdés se caracteriza en el campo de juego por su rapidez, buena técnica y habilidad en el juego aéreo. Estas aptitudes, más la humildad y constancia con la que se manejó, hicieron que se ganara la confianza del entrenador José Néstor Pékerman, a pesar de los inconvenientes que ha tenido que sortear en los últimos tiempos en su carrera.

Su comienzo en el profesionalismo fue en el Real Cartagena, club con el que consiguió el campeonato de la Primera B y comenzó a figurar. Su desempeño en el equipo llamó la atención del seleccionador Eduardo Lara, quien lo convocó para integrar la Selección Colombia que disputó y ganó el Sudamericano Sub 20 que se celebró en nuestro país. Al término del certamen, el central se vistió de escarlata en su ciudad natal: jugó en el América de Cali hasta 2009 y de ahí pasó a reforzar las filas de Independiente Santa Fe.

En 2012 llegó su oportunidad de ir al extranjero y se unió al Philadelphia Union, de la MLS de los Estados Unidos. Una temporada le bastó para convertirse en el jugador más importante del equipo: fue el capitán, tuvo buena continuidad (fue el que más minutos jugó) y fue convocado para el Partido de las Estrellas de la MLS. Sin embargo, por pedido de Pekerman, quien quería tenerlo más cerca, Valdés regresó a Santa Fe.

A finales de 2013 se anunció la desvinculación del marcador central vallecaucano del cuadro Cardenal, y nuevamente el entrenador argentino intercedió por él. Ha sido tal el respaldo del director técnico hacia el jugador, que fue él mismo quien recomendó su incorporación en San Lorenzo de Almagro para que pudiera sumar más minutos y tener continuidad en una liga competitiva previo al Mundial.

Y Valdés ha sabido retribuir con resultados el apoyo de Pékerman. En San Lorenzo su rendimiento ha sido óptimo y es ficha clave del onceno dirigido por Edgardo Bauza que a la vuelta del Mundial jugará la semifinal de la Copa Libertadores, trofeo con el que sueña la gente de “El Ciclón”.

Atrás quedaron las lesiones que lo aquejaron en el pasado y que por poco estropean su fichaje a San Lorenzo. Aunque ya está totalmente recuperado, las intervenciones de ligamentos que tuvo en ambas rodillas casi hacen que su llegada a Argentina se cayera; pero a fuerza de trabajo y calidad en la cancha, Valdés demostró que es un asunto más que superado.

Con la ‘Tricolor’, el caleño estuvo presente en cinco partidos de las Eliminatorias y anotó uno de los tantos de la goleada 5-0 a Bolivia en Barranquilla. Ahora llega en buena forma física y mental para la máxima cita orbital, consolidado en la zaga del equipo nacional junto a un ícono en la zona defensiva, Mario Alberto Yepes, y con todas las ganas de representar bien al país.

“El Mundial es una gran experiencia, es algo que uno sueña en algún momento y cuando está tan cerca de cumplir esa posibilidad, en realidad se puede dimensionar un poco más lo que significa una Copa del Mundo. No todos tienen ese privilegio de jugar un Mundial, así que hay un poco de ansiedad, un poco de expectativa” señala el zaguero.

Finalmente, Carlos Valdés coincide con el resto de sus compañeros al definir a la actual Selección Colombia: “Un grupo con una gran armonía, que ha sido familia, que ha logrado consolidar un equipo de trabajo y que tiene mucho potencial, mucha capacidad para seguir creciendo, para seguir soñando y para seguir haciendo historia”.