Conceptos básicos de la clase del 10/4/2014

CONCEPTOS BÁSICOS DE LA CLASE DEL 10/06/2014

 

a)      Claves para abordar la lectura de La clase dominante en la Argentina moderna de Jorge Sábato:

 

  • Estamos frente a un intento de explicar la conformación de una clase dominante en tiempo y espacio precisos: la Argentina del último tercio del siglo XIX y primeras décadas del XX enmarcada en el espacio geográfico litoral-pampeano.

 

  • Dijimos que para Ernesto Laclau (esto lo recoge Sábato), en el origen de esta “clase dominante” está la existencia de una renta diferencial de la tierra a escala internacional, motivada por la gran fertilidad del suelo pampeano, lo que da lugar a la conformación de un capitalismo dependiente. Esta renta diferencial suple lo que en un esquema de capitalismo “no dependiente” es la “acumulación primitiva” de capital, base para todo desarrollo capitalista.

 

  • Sin embargo para Sábato el hecho de dar cuenta de esa “renta diferencial” no nos dice nada acerca de cómo esa renta se reparte, de que manera es apropiada por las clases poseedoras.

 

  • A su vez, Sábato nos habla de una clase que se enriquece a partir de la posesión de la tierra. Sabemos que en lo que se va a conocer como modelo de crecimiento agroexportador la clave pasó por haber podido liberar grandes cantidades de tierra no productivas (por estar controladas por los indios o demasiado alejadas del puerto y no haber medios de transportes rentables para trasladar lo que en ella se produjera) a la esfera de la producción agrícola y ganadera. Para eso, la inversión pública tanto en campañas militares que liberaran tierras antes en poder de los indios como en promover la entrada de capitales del exterior (fundamentalmente británicos) en infraestructura (ferrocarriles, puertos) más el aporte inmigratorio de mano de obra fue clave para poner en marcha lo que se conocerá hacia fines del siglo XIX como la estancia mixta (agrícola-ganadera). Sobre esta base, la agregación sistemática de tierras productivas forjó la clave del crecimiento económico argentino-pampeano.

 

  • Ahora bien, ¿Qué diferencia este modelo de crecimiento de otros esquemas aparentemente asimilables de nuestro entorno latinoamericano? Para Sábato, la respuesta se encuentra en el papel que cumplió la clase dominante que protagonizó este proceso. No se trató de meros terratenientes monoproductores como en el resto de América Latina (por ejemplo, terratenientes que se dedican bien a la agricultura, bien a la ganadería, pero no a ambas cosas). En Argentina, el empresario terrateniente es ante todo un empresario que recuesta su negocio sobre actividades comerciales-financieras, en el medio de las cuales tienen lugar los procesos productivos. Esto quiere decir que el empresario terrateniente argentino ve la tierra antes que como una actividad productiva, como una actividad financiera.

 

  • Por lo dicho anteriormente, este empresario va a procurar escindir la propiedad sobre sus tierras de la explotación de las mismas; por eso arrendará (alquilará) parte de sus campos para que otros siembren y otra parte la dedicará a la ganadería; entonces, irá modificando este esquema según él entienda vaya variando la relación rentabilidad/riesgo de su negocio. En definitiva, este empresario verá el negocio agropecuario como una combinación dónde su beneficio global es el resultado de la siguiente suma: B= R + G (Beneficio= Renta + Ganancia), donde R es su actividad inversora que surge de arrendar parte de sus tierras o especular con éstas comprando y vendiendo y G es la ganancia que obtiene por la explotación directa de sus tierras, siendo esta su actividad en tanto productor.

 

  • Por último, les expliqué (posiblemente a una velocidad supersónica) que una prueba fehaciente del carácter especulativo y financiero del negocio agropecuario de esta clase dominante es el mecanismo financiero que el Estado y estos productores pusieron en marcha con la creación del Banco Hipotecario de la Provincia de Buenos Aires (1872) y el famoso mecanismo financiero de las “cédulas hipotecarias”.

 

  • ¿Qué fue aquello de las cédulas hipotecarias? Ni más ni menos que un mecanismo financiero por el cual, el empresario terrateniente pedía un préstamo al Banco poniendo como garantía hipotecaria sus tierras. El banco en lugar de ofrecerle dinero líquido le daba unos “papeles” o bonos. Estos bonos representaban una deuda para el banco, por los cuales el banco se comprometía a pagarle al poseedor de esos títulos determinado interés en función del valor nominal del mismo (por ejemplo: cada célula tenía un valor nominal de 100 pesos papel). Así, el empresario que había pedido el préstamo y quería dinero líquido, iba al mercado financiero y vendía esos papeles a cambio de dinero. ¿Quienes lo compraban? Agentes financieros que especulaban con el pago de intereses que esos bonos producían. Para todo esto, nuestro empresario que tomó el préstamo tenía que comenzar a devolverlo después de un período de carencia. Ahora bien, la clave está en que para devolver el préstamo podía hacerlo en billetes papel (sujetos a pérdida de valor) o en cédulas que, emitidas en su mayoría en pesos papel (moneda local) perdían aún más valor de mercado, con lo cual podían comprar uno de esos papeles que tenían un valor nominal de 100 a 50 o 60, por ejemplo, pero al momento de devolver el crédito el Banco los tomaba por su valor nominal, es decir 100. Con esto el terrateniente acaba devolviendo un valor cercano a la mitad de lo que le habían prestado. Pero, ¿qué hacía el empresario terrateniente con el dinero? Compraba más tierras, sobre todo aquellas por las que aún no había pasado el ferrocarril pero sobre las que tenía información que en un tiempo razonable iban a ser atravesadas por éste. De esta forma, compraba tierras muy baratas que una vez instalado el ferrocarril iban a verse valorizadas; por este motivo, pasado un tiempo, podrá venderlas, por ejemplo, al doble del valor al que las compró… Así funcionaba el negocio especulativo y una vez más vemos cómo nuestra clase dominante construye su negocio agropecuario sobre una trama comercial-financiera, lo que le permite maximizar sus ganancias. Ya veremos esto con más detalle en la próxima clase.

 

b) Cuadros estadísticos sobre balanza de pagos, términos del intercambio y principales variables socioeconómicas de Argentina de 1875 en adelante:

 

Áreas sembradas

 

 

DSCF4850

DSCF4851

DSCF4852

DSCF4853