De carnicero a psíquico

Jamás había ido a un vidente. Teniendo en cuenta que no creo ni en el cachemir, soy lo más alejado de una cliente tipo. Pero me he dejado con el de Carmen Martínez Bordiú, David Trivín, que ha avisado a la nieta de Franco de que Luis Miguel Rodríguez, el dueño de desguaces La Torre, no le conviene. A mí me ha dicho que en 2015 entrará en mi vida un separado y con dos hijos. Con la letra jota. ¡Sape! He empezado a comprar candados y repelentes. David, habitual de la televisión, es un tipo normal que venía de hacerse el DNI. Sin túnica. Sin los pelos de una imagen de vestir. Con camisa de rayas …


//