DE NUEVO SOBRE EL DESAFIO CATALANISTA

El Presidente Mas, desbordado por la realidad de los hechos, entregados de pies y manos a la Esquerra Republicana de Cataluña, a la que pretende vanamente superar por la “izquierda” se ha inventado nuevas mentiras mediante la utilización masiva de todos los medios de comunicación, seis emisoras de televisión, múltiples de radio y toda la prensa, lavando el cerebro durante varias generaciones de niños y jóvenes en contra de España, reiterando permanentemente que “Madrid nos roba y nos engaña”. Que Cataluña seguirá después de la secesión e independencia de España, con el euro y dentro de la Unión Europea, lo que contradice claramente los Tratados y los propios portavoces autorizados de la Unión.

Y ya en el culmen de la carrera independentista, edulcorada bajo el concepto de “una consulta popular” en su ámbito territorial sobre “el derecho a decidir” que encubre realmente el derecho de autodeterminación y de ruptura total con el resto de España. Pero es que además ha vulnerado la historia real de Cataluña durante varias generaciones, convirtiendo el 14 de Septiembre en la victoria del independentismo cuando realmente fue derrotado en la Guerra de Sucesión a la Corona de España el aspirante que ellos pretendían, el Archiduque de Austria, resultando vencedor Felipe V de Borbón e instaurando una nueva monarquía en la sucesión de la Corona española, eso sí, con los Decretos de nueva planta que suprimían “privilegios” de los señores feudales catalanes, no del pueblo, ni siquiera de la burguesía. Esta es la realidad contrastable.

Pero ante las últimas manifestaciones de la máxima autoridades de la Unión Europea y actualmente de la Presidencia de turno lituana, de que al perder la condición, por la segregación unilateral del país comunitario, dejaría automáticamente de pertenecer a la Unión y a la moneda única que tendrían que adquirir en el mercado para que circulase en el pequeño “nuevo país”.

Pues el Jefe de Esquerra, Oriol Junqueras, su representante máximo, afirma, sacándose de la manga un nuevo falso argumento, sabiendo que no va a obtener ni legal ni ilegalmente la independencia de su “país”: Puede articularse (por supuesto con la anuencia del Estado español) la doble nacionalidad como ya existe en España con numerosos países de Hispanoamérica principalmente, aunque también es posible con países que fueron en su día colonizados o provincias de ultramar como Filipinas, Guinea Ecuatorial (que sigue con la Dictadura familiar más feroz y francófona) e incluso el Sahara español y la parte septentrional de Marruecos, en su día Protectorado español.

Pero esta teoría no se mantiene y no deja de ser una auténtica “boutade” que no resiste la menor crítica jurídica ni internacional, pues el derecho de autodeterminación se refiere a países sometidos como colonias a otros que son los colonizadores, y nunca en la Historia de España, ni siquiera en la época anterior a la unificación, Cataluña fue Nación independiente y lo que pretende ahora es fraccionar una parte de España, de la España única y soberana, para constituirse en nuevo Estado, algo que no tiene antecedentes históricos comparables. Y según Mario Vargas, “el nacionalismo es volver a la tribu”.

Por esto me parecen perfectas y admirables las palabras de un político de altura, el ex Presidente Felipe González, que afirma tajantemente que “Cataluña independiente es imposible”, y añade que “la secesión provocaría una fractura social que costaría saldar cuarenta años” (sic).

Yo diría parafraseando a su ex Vicepresidente Alfonso Guerra, que lo que pretende Cataluña “no puede ser y además es imposible”. Tengamos la confianza absoluta de que ningún Gobierno, y menos el de Rajoy, se dejará influir lo más mínimo en esta cuestión vital para España.

La Laguna de Santa Cruz de Tenerife, a 24 de septiembre de 2013