Dinero.

Medio de pago generalmente aceptado. La palabra dinero se deriva del latín denarium (denario). El denario fue ina moneda romana de diez ases o cuatro estercios, o de oro de cien sestercios. El Uñero fue el nombre de una moneda de plata que constituía la base del sistema monetario de Carlomagno, adoptado en la España medieval por los reyes y príncipes cristianos. Antiguamente en Castilla diez maravedíes hacían un dinero. Todos los reyes de Castilla hasta Enrique II acuñaron dineros; en Cataluña la acuñación de dineros duró hasta Felipe V. En Cataluña y Aragón llamaban dinerillo a una moneda acuñada en Aragón que valía la mitad de un dinero. Los árabes daban el nombre de dinars a sus monedas de oro.

Una última fase en la evolución del concepto de dinero la constituye el dinero bancario. Por motivos de seguridad y rentabilidad el público deposita su dinero en los bancos, que luego moviliza cuando lo necesita, haciendo uso de su talonario de cheques o de la tarjeta de crédito. Conviene no confundir, sin embargo, el dinero bancario con sus instrumentos de movilización (el cheque o talón, la tarjeta de crédito o el retiro de fondos en ventanilla). El dinero bancario está formado por las cuentas corrientes a la vista, todas aquellas otras cuentas cuyo saldo se pueda hacer efectivo en cualquier momento y el dinero disponible en cuenta procedente de créditos concedidos por el banco a sus clientes.