El Paraguay es considerado como una de las agroeconomías más sólidas de la región