El PP exige que se ponga en funcionamiento la depuradora de El Cotillo antes de verano

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  • El Gobierno de Canarias aseguró que la depuradora debía entrar en funcionamiento en el mes de febrero
  • El PP preguntará en el pleno de La Oliva “otra vez” por la situación de la depuradora cuyas obras han finalizado

El Partido Popular de La Oliva preguntará en el próximo pleno ordinario por la situación de la actual depuradora de El Cotillo que debió entrar en funcionamiento en el mes de febrero, según la respuesta por escrito del Gobierno de Canarias el pasado 13 de febrero a la diputada del Grupo Popular, Águeda Montelongo.

El Presidente del Comité Local de La Oliva y el portavoz del PP en el Ayuntamiento, Claudio Gutiérrez y Javier Hernández respectivamente, visitaron las instalaciones y pudieron comprobar que “cuatro meses después de la fecha programada por el Ejecutivo Regional, la depuradora sigue sin funcionar mientras la Alcaldesa está callada y no da explicaciones”, asegura Gutiérrez.

El PP pedirá en el próximo pleno de la corporación que la depuradora entre en funcionamiento antes del próximo verano “porque ya está bien de que los vecinos de Cotillo soporten malos olores, mosquitos y ratas mientras una depuradora está paralizada”.

Javier Hernández anuncia que  “vamos a preguntar las razones por las que el Ayuntamiento de La Oliva no ha recepcionado las instalaciones. Esperamos que no sea por la desidia y el abandono que caracteriza a la gestión del consistorio y se hayan pedido todos los permisos para su puesta en funcionamiento”.

“La falta de transparencia rodea la construcción y ejecución de esta depuradora. Primero porque les dijeron los vecinos de El Roque que la depuradora iba a estar situada al sur y después, sin más información, cambiaron su ubicación al noroeste porque un propietario había cedido suelo”.

“Un pueblo que no cuenta con alcantarillado ni saneamiento pese a pagar sus impuestos. Se sienten estafados por el Ayuntamiento de La Oliva que primero les prometió una ubicación y después situaron la depuradora en otros terrenos”.

A esto le sobrevino la paralización de las obras porque la nueva estación depuradora no contaba con un informe de impacto ambiental previo ni tampoco con un estudio para la salvaguarda del patrimonio arqueológico. “Las obras fueron paralizadas mientras las playas de El Cotillo volvían a cerrarse por vertidos de aguas fecales”.

“Antes de este verano, cuando la población de El Cotillo vuelva a duplicarse, la depuradora debe estar en funcionamiento. Con una obra ejecutada, los vecinos y el sector turístico no seguir esperando por la administración”, sentenció Hernández.