Elecciones colombianas bajo las sombra de la abstención #Cuba, #Francia, #España, #Madrid, #Càdiz, #Barcelona, #Bélgica, #Bruselas, #Lusemburgo, #Argentina, #Bolivia, #Brasil, #Ecuador, #México, #Nicaragua, #Honduras, #Colombia, #Santo Domingo, # Honduras, #Uruguay,#Perú, #Guatemala, #Puerto Rico, #Venezuela, #Miami, #Japón, #EE.UU, #Canadá

Pie La vigiliancia de personas inocentes ha generado protestas en el país. Foto: La Nación

BOGOTÁ.— Los colombianos se aprestan para elegir el domingo en se­gunda vuelta a su presidente para el periodo 2014-2018 en una jornada para la que están habilitados más de 32 millones de ciudadanos y en la que puede ser determinante la abstención, que en la primera ronda fue del 59,93 %.

EFE reporta que los dos aspirantes, el presidente Juan Manuel San­tos, que busca la reelección como candidato de la coalición Unidad Nacional, y  Oscar Iván Zuluaga, del movimiento uribista Centro Demo­crático, manifestaron este viernes su confianza en el triunfo pese a que las últimas encuestas, de hace una se­mana, reparten por igual el favoritismo del electorado.

Según Santos, en todo el país ha “palpado” el “entusiasmo” de la ciudadanía con su propuesta centrada en la paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejér­cito del Pueblo (FARC-EP) y el Ejér­cito de Liberación Nacional.
Zuluaga, que fue el más votado en la primera vuelta del 25 de mayo, con el 29,25 % contra el 25,69 % de Santos, también expresó su confianza en que pasado mañana el resultado de las urnas le será favorable.

El candidato del Centro De­mo­crático representa en estas elecciones las ideas del expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), con un duro discurso contra la solución negociada al conflicto armado.

Precisamente el expresidente Cé­sar Gaviria, jefe del equipo de campaña de Santos, criticó unas recientes declaraciones de Uribe, según las cuales Santos es “verdugo de la fuerza pública y un cordero frente a las FARC”, refiere PL.

Gaviria la catalogó la frase de “inaudita afirmación que invita a la insubordinación de la fuerza pública y una caricatura infame y perversa del proceso de paz”.

Tanto Santos como Zuluaga han forjado sus propias alianzas y sumado adhesiones de diferentes sectores, pero su gran desafío está en atraer el voto de los indecisos y principalmente de los desencantados con la política que no se entusiasman con ninguno de los dos.