Estiman aprobación de Reforma Migratoria en periodo del Presidente Obama

IMG_6913Tijuana.-Puesto que una Reforma Migratoria, al tiempo de legalizar a millones de mexicanos que viven en Estados Unidos, también representaría un importante crecimiento económico para ese país, investigadores y empresarios de la región se mostraron optimistas de que se apruebe antes de que finalice el periodo del presidente Obama.

Invitado a la rueda de prensa semanal del Consejo de Desarrollo Económico (CDT) que preside el Cp. Humberto Inzunza Fonseca, el investigador del Colegio de la Frontera Norte (COLEF), Alejandro Díaz Bautista, afirmó que dicha ley traería importantes beneficios para ambos países.

De entrada, recalcó que la productividad de Estados Unidos se incrementaría, ya que se sabe que los migrantes tienen un potencial productivo muy elevado, incluso se augura que el presupuesto federal se reduciría en 850 mil millones de dólares en los próximos años.

Se estima que en los Estados Unidos viven entre 5.4 y 6.8 millones de mexicanos indocumentados, mientras que el 63 por ciento de las personas nacidas en México y que residen en los Estados Unidos, lo hacen en solo seis estados, incluyendo a California, Texas, Nueva York, Florida, Nueva Jersey e Illinois, abundó.

Mencionó que de acuerdo a un análisis la reforma aumentaría el PIB de los Estados Unidos en los próximos años, pues de darse las proyecciones aumentaría en 3.3 por ciento para el año 2023 y en un 5.4 por ciento para el año 2033, que es un aumento de aproximadamente 700 mil millones dólares en 2023 y de 1.4 billones de dólares en 2033.

En ese sentido, Díaz Bautista afirmó que “el análisis de política pública y económica de las relaciones México-Estados Unidos, muestra que es posible que se llegue a un acuerdo migratorio en el segundo periodo de Barack Obama como presidente, pues tiene una deuda con los hispanos que lo apoyaron fuertemente para su elección como presidente de los Estados Unidos en 2008 y 2012, por lo que estamos optimistas”.

Por su parte, el vicepresidente de la Cámara de Comercio México-Estados Unidos, Patricio Orozco Loza, coincidió en que la iniciativa además favorecería el crecimiento económico del vecino país, ya que quienes resulten beneficiados contribuirían a los sistemas de seguridad social.

También estipula que para que el indocumentado forme parte del programa de legalización, deberá de comprobar que reside en Estados Unidos desde diciembre de 2011 hacia atrás, no contar con antecedentes penales, hablar inglés o mostrar disposición de aprenderlo, agregó.