Fanatismo religioso (II): díalogo y pluralidad

¿Tiene sentido que hablemos de sociedad y de comunidad política cuando sobre las cuestiones trascend