Griesa destrabo pagos del Citibank a bonistas

El berenjenal creado por el fallo y las órdenes del juez Thomas Griesa bloqueó los pagos de todos los vencimientos de deuda en moneda extranjera. Incluso frenó los fondos correspondientes a bonos en dólares regidos por la ley argentina que están en manos de inversores fuera del país. Se trata de los títulos Discount que cursa el Citibank y procesa la caja compensadora Euroclear. Los tenedores con cuentas bancarias locales ya habían recibido los 110 millones de dólares correspondientes. Ayer por la tarde, la corte del Distrito Sur de Nueva York reconoció el exceso de sus medidas y habilitó pagos en el exterior por aproximadamente 80 millones de dólares de esos mismos títulos en dólares con ley local todavía paralizados. Desde el Ministerio de Economía confirmaron a Página/12 que los pagos serán liberados hoy.

Las órdenes del juez reconocieron las advertencias del Citibank sobre el origen de los bonos bloqueados en las cuentas de la entidad. El banco señaló que en esos pagos había fondos destinados a acreedores que participaron del canje en 2005 y 2010, pero también títulos idénticos emitidos como parte del acuerdo de compensación con Repsol por la expropiación de YPF. Son bonos que no pueden ser distinguidos. Un banco con 100 bonos Discount en su cartera puede haber obtenido la mitad en la oferta de 2005, 30 papeles en el mercado secundario en 2008 para aprovechar bajos precios y el resto de Repsol pocos meses atrás.

Por eso, la aparente racionalidad de la decisión de Griesa se desvanece rápidamente. Su escrito indicó que la salvedad con los bonos no será realizada en el próximo vencimiento en diciembre. “La Corte no desea afectar el acuerdo con Repsol. Citibank puede realizar los pagos de intereses de esos papeles y los títulos emitidos durante el canje que tienen el mismo número internacional de idenficicación de bonos”, reza la orden del magistrado. Sin embargo, advierte que “el pago de esos bonos denominados en dólares sólo será permitido por única vez. Luego del 30 de julio la corte rescindirá esa autorización”.

En el Palacio de Hacienda interpretan que Griesa no sólo crea privilegios entre acreedores, violando su propia forzada interpretación de la cláusula pari passu, sino que plantea una “nueva orden de cumplimiento imposible”, ya que reclama que los bonos sean diferenciados. “Para evitar futuras confusiones, las partes deben encontrar una forma para distinguir los bonos emitidos como parte del acuerdo con Repsol y los títulos entregados en el canje antes del próximo vencimiento de intereses”, concluye el tribunal estadounidense. Fuentes del mercado financiero y en Economía coincidieron que esa tarea es imposible de llevar a la práctica.

 

Fuente: Pagina/12