Hasta en los debates Spain is diferent

avatar plumilla cubo

Terminamos una semana rara para los madrileños, disfrutando del segundo macro puente del año. A nosotros que pensamos estar de asueto en el día de hoy, el cambio de día del debate entre los candidatos de las grandes formaciones políticas nos ha hecho trastocar los planes.

Arias Cañete y Valenciano debatieron ayer en TV sin salirse un ápice del guión, por lo que el resultado final fue más de lo mismo, el típico y tópico debate de siempre. Para el PP el Ex ministro de Agricultura ganó por goleada a la candidata del PSOE, y para Ferraz todo lo contrario. Lo que opinemos los ciudadanos de a pie, los que metemos el voto en la urna, se lo pasan por ahí mismo.

Propuestas, lo que se dice propuestas, no escuchamos por boca de ninguno de los candidatos, pero nos saturamos del “y tú más” o del todo es culpa de la herencia recibida. El día que aprendan nuestros políticos a vivir el presente cuanto más ganaremos todos.

No es que los cambios de planes nos hayan hecho estar en contra de lo sucedido anoche, pero con toda la intención de tocar las narices a quien corresponda tenemos algunas cuestiones sobre el controvertido debate.

¿Fue oportuno hacer que concediera el debate entre PP y PSOE con el debate que se llevaba a cabo en Bruselas?

Un inciso antes de seguir, reconocemos que nos hemos levantado con el hacha de guerra levantada, ¿por qué aquí no hay ningún debate entre las formaciones políticas que tiene representación en Bruselas y solo se ha producido entre los dos grandes?

Una vez que hemos cabreado al personal por poner sobre la mesa temas incómodos sigamos con el asunto de cómo a los españoles se nos sustrajo el gran debate europeo, que no era entre Arias Cañete y Valenciano, sino entre los candidatos a presidir la Comisión Europea.

Por si alguno todavía no se ha enterado, la Comisión Europea es la que manda, y manda mucho. No es lo mismo quien la presida porque Jean Claude Juncker (Partido Popular Europeo), Martin Schulz (Partido Socialista Europeo), Guy Verhofstadt (Alianza de los Liberales y Demócratas), Alexis Tsipras (Partido de la Izquierda Europea),  y Ska Keller (Verdes Europeos) representan formas muy diferentes de afrontar el futuro de la UE, y por ende el nuestro.

Para ir terminando, una última comparación de ésas que son odiosas. El debate se realizó en el Parlamento Europeo y ante un foro de 500 personas, aquí eso no se produciría ni en los sueños de los más optimistas, que los ciudadanos pudiéramos asistir como público a un debate electoral.

Nos espera un fin de semana apasionante en el que dos cuestiones nos van a atormentar. Una es porque no podemos hacer debates electorales como en el resto de los países, solo chapuzas donde no se debate lo que de verdad le importa a los ciudadanos. La otra es saber si será el Atleti o el Barça campeón de Liga.

Galiana