INFANTA CRISTINA

infanta_cristina_0OPERACIÓN CORTAFUEGOS

 

Los periodistas Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta, ambos especialistas en periodismo de investigación, acaban de lanzar un libro titulado “La intocable”, en el que desarrollan todo el entramado de la “Operación cortafuegos”

Tras la petición del sindicato Manos Limpias de imputar a la Infanta Cristina por los delitos del caso Nóos, se desató una operación de salvamento sin precedentes y que desembocó en febrero del 2012 con una reunión secreta en La Zarzuela con el Rey, Rajoy, Ruiz-Gallardón y Torres-Dulce (Fiscal General del Estado), es el inicio de la “Operación cortafuegos”.

La consecuencia de la Operación cortafuegos fue una cerrada defensa de Cristina de Borbón por parte del Estado a través del Fiscal, la Agencia Tributaria y la Abogacía del Estado que han obviado y siguen haciéndolo los contundentes indicios existentes en su contra hasta el extremo de afirmar que la Infanta nunca fue consciente de lo que hacía.

El juez instructor Castro, junto con el principio de igualdad de los ciudadanos ante la ley, han quedado a solas con las pruebas y su heroica determinación ante la implacable maquinaria institucional. Esta sostiene que Cristina de Borbón, pese a disponer de los fondos públicos distraídos irregularmente de las arcas de Valencia y Baleares, y estampar su firma en operaciones fraudulentas encaminadas a evadir impuestos, es completamente inocente.

En la misma reunión ya comentada, también se citó a Urdangarin para el probable caso de ser condenado a penas de cárcel. En cuyo caso el Sr. Gallardón puso encima de la mesa la posibilidad de que el Ejecutivo le acabe concediendo el indulto. El Sr. Gallardón dijo:”ya arrostraremos nosotros con las consecuencias que tendría ante la opinión pública”. Palabras que tranquilizaron al Monarca.

Parece ser que Cristina de Borbón llegó a colgar violentamente el teléfono a su padre cuando éste, una y otra vez, le instó a “separarse de Urdangarín y a renunciar a sus derechos dinásticos”.

Vaya bajeza la del Rey, tanto por convocar la citada reunión como por las presiones a su hija. Entre la muerte de elefantes y osos, los asuntos íntimos con Corina y otras, su separación de hecho con la reina, el intento de derribar un gobierno legal y democrático, etc… ¿qué más puede hacer un monarca para separarse de su pueblo?

Considero que todo lo comentado es de una gravedad absoluta, pero lo que peor soporta mi cabeza es este acuerdo entre el Rey y el Gobierno para ir en contra de la ley. ¡Hasta donde ha llegado esta oligarquía que nos gobierna!.