Informaciones puntuales

@ellibelaresc

1. El PP ve en el éxito de Podemos un “filón” para movilizar a su electorado. Los conservadores insistirán a su electorado descontento en la importancia de evitar que un partido como Podemos, “de izquierda radical” se instale en los parlamentos y ayuntamientos. El partido se fija como reto recuperar a sus votantes que optaron por quedarse en casa el 25-M poniendo el énfasis en las políticas en las que siempre se ha reconocido el PP.

2. A las 11 de la noche se conoció el desastre. El PSOE había perdido 2.545.000 votos y el PP algo más, 2.596.000. La olla de presión socialista estalló al día siguiente con la renuncia de Alfredo Pérez Rubalcaba. Con el rosto marcado por cicatrices de mil batallas, el Rubalcaba del “si te vuelves, te la clava” tiraba la toalla, se rendía, decía adiós. Y ¿qué ocurrió ese lunes en Génova? Nada. Para Mariano Rajoy y su elenco de notables, aquí no ha pasado nada. ¿Nada? “No hemos sabido explicar bien lo que estamos haciendo; es un problema de comunicación y pedagogía”. ¿Eso es todo? Los dioses ciegan a quienes quieren perder. Tranquilidad, pues, y buenos alimentos en los cerebros que, en Génova y Moncloa, dirigen los destinos de la derecha, y desconcierto, perplejidad y alarma entre sus votantes y simpatizantes y, en particular, entre esos dos millones de españoles que votaron PP en las europeas de 2009 y que ahora han preferido quedarse en casa aferrados a la abstención, decepcionados con un Gobierno que ha fallado casi en todo y del que, como poco, esperaban una cierta autocrítica y un propósito de enmienda. Al contrario que la mayoría de los grandes líderes europeos, Rajoy ni siquiera se ha dignado dar una explicación pública, con tele o sin ella, de lo ocurrido. También el PP está muerto, aunque todavía no huele.

3. Lo comentaba esta semana una acomodada pareja de jubilados madrileña: ´Hace año y pico que dejamos de pagar las cuotas al partido que veníamos pagando desde los tiempos de AP, y ahora nos hemos abstenido, porque ya no aguantamos más, pero, ¿qué vamos a hacer las próximas generales? Ese es el problema, porque, con el panorama que tenemos, igual hay que volver a votarlos…´. Esa es la apuesta de los estrategas de la derecha, la gran esperanza de los Arriolos: que la alternativa sea tan mala, que el riesgo de ingobernabilidad del país sea tal, que el miedo a una coalición de partidos de izquierda sea tan grande que por sí solo obre el milagro de movilizar a quienes ahora les han dado la espalda. Que la sensata y miedosa gente de la derecha no tenga más remedio que volver a votar PP, agarrándose al clavo ardiendo del mal menor.

4. Arturo García-Tizón es de los pocos diputados en el Congreso que acumula de una forma inquietante cargos públicos que por hache o por be le proporcionan interesante ingresos, tantos como 120.000 euros al año, 42.000 más que los que cobra el presidente del Gobierno. El pluriempleado García-Tizón es, además de parlamentario nacional (2.813,87 €/mes), presidente de la Comisión Constitucional (1.500 €/mes), presidente de la Diputación de Toledo (7.500 €/año), concejal en el Ayuntamiento toledano (1.929 €/año), ex abogado de Estado (6.568 €/año) y presidente del Partido Popular de Toledo, cuya supuesta remuneración, bien por dietas, bien por gastos de representación o kilometraje, desconocemos por ahora. Este individuo es el que abandonó el salón de plenos del Ayuntamiento de Toledo junto con la bancada del PP (con la excepción de la concejala Ana Isabel Bejarano), y es uno más de esos políticos que dicen que su cargo político es una vocación de servicio.

5. A estas alturas de la legislatura nadie medianamente informado duda de la insensibilidad del PP en su actos de gobierno, de la insolidaridad manifiesta en casi todas sus políticas sociales, en la mentira contumaz con que ha conseguido el gobierno del Estado, en el criminal recorte de las libertades, en la politización de la justicia al servicio de las oligarquías del país, en los recortes en sanidad, educación, medio ambiente, dependencia. Recortes en todo menos en prebendas a la iglesia católica y sus sectas tipo neocatecumenales, Opus Dei, Guerrilleros de Cristo Rey, Hazte Oír, El Yunque, Legionarios de Cristo y un largo etcétera.

Pero por encima de todas estas agresiones salvajes tal vez lo más penoso del PP actual es que esas políticas neoliberales han convertido al PP en un partido feo, un partido antipático, un partido seco, agrio, desagradable, dominado por la absurda soberbia de quienes, desde la atalaya del poder, no son capaces de escuchar a nadie. Un partido aparentemente reñido con la modernidad. Peor aún, un partido de cínicos consumados, gente experta en decir una cosa de puertas afuera –´todo va de cojones y vamos a volver a ganar´- y otra muy distinta dentro.

6. Se nos va el rey con un patrimonio que se acerca a los 2.000 millones (The New York Times, por cierto; no La Tuerka). No está mal para los servicios prestados. Toca a un beneficio de 50 millones al año, cifra que se eleva sutilmente por encima del salario mínimo interprofesional. En estos tiempos de loas generalizadas a este señor claroscuro, hay que aplicarle también a su campechana majestad el baremo del tanto vales tanto tienes. La prensa extranjera lo está contando mucho. La española (de papel), menos. Vale mucho un tío que ha amasado una fortuna de casi 2.000 millones en 40 años. Es un crack, o sea. Un manguis-alfa. Pero, en todo caso, yo creo que a Juan Carlos, a razón de cuatro millones mensuales, habría que haberle exigido un poquito más.

_________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de FRANCO Y EL REY.