La fugada Aguirre ¿presunta terrorista?

@ellibelaresc

No termina de zanjarse el incidente de tráfico protagonizado por Esperanza el pasado 3 de abril, cuando estacionó su vehículo en el carril bus y dos agentes de movilidad acudieron al lugar para imponerle una multa. Esperanza Aguirre ha intentado salir al paso de las últimas novedades en torno a su huida diciendo que se sintió tratada como una ´terrorista´. Pero más allá de lo que ahora alegue lo sustancial es que mintió, porque primero justificó su comportamiento en que los agentes de movilidad la habían retenido más de 20 minutos y no la dejaban marchar y, sin embargo, imágenes de los vídeos de la zona que forman parte de la investigación y han sido difundidos demuestran que apenas estuvo cinco minutos antes de desobedecer a los agentes y huir en su coche. No hay imágenes de ella tirando la moto de uno de los agentes pero una testigo confirma que fue así.

´A mí se me hicieron como cinco horas porque no saben lo que es ser tratado como un terrorista, rodeado por policías, por agentes de movilidad con sus chalecos interrumpiendo todo el tráfico en la Gran Vía. Si dicen que fueron cinco minutos, serían, no lo dudo, pero a mí me parecieron horas´. La popular ha reiterado que chocó ligeramente con su coche contra una de las motos y que el único percance fue un ´hilito´ en su automóvil.

Según Aguirre, los agentes de movilidad ´no han hecho más que mentir. Primero, uno dice que tenía lesiones, el forense ha dicho que no tienen absolutamente nada. Luego que si ataques de ansiedad, luego se vuelven a dar de baja. Mire, el señor juez decidirá´, ha declarado.

Por supuesto que el juez decidirá, pero a tu favor. El informe del forense certifica al juez Carlos Valle que tramita el asunto que ´no constan signos objetivos de lesión´ en uno de los agentes de movilidad que denunciaron a Esperanza Aguirre. El juez del caso Aguirre dice que ´de ser ciertos los hechos denunciados, su entidad no rebasaría la consideración de falta, como revela la realidad cotidiana de enjuiciamiento por tal cauce de conductas idénticas en los Juzgados de esta sede, y concretamente en este Juzgado, no apreciándose elemento alguno para evitar tal criterio”, dice el juez, de pasado ultra. O sea, si no he entendido mal dice el juez que la ´realidad cotidiana´ de los Juzgados de Plaza de Castilla dice que derribar con el vehículo propio la moto de un agente de movilidad, darse a la fuga, ser perseguido por la Policía Municipal y lograr huir a la carrera nunca es juzgado como un delito sino como una falta. Perfecto el argumento para negar la apertura de diligencias a la presidenta del PP si a todos se nos aplica igual. Que no es así.

La asociación Transparencia y Justicia, que ejerce la acusación popular, considera que Aguirre cometió dos delitos de resistencia a la autoridad y una falta de daños. Cada delito de resistencia a la autoridad está recogido en el artículo 556 del Código Penal y castigado con pena de prisión de entre 6 meses y un año. Si Aguirre es condenada por una falta, la multa no excederá en ningún caso los 1.000 euros. La falta de daños responde a que los desperfectos en la motocicleta del agente de movilidad no superan los 400 euros a partir de los cuales se convierte en delito.

La pregunta es, Esperanza, que si te trataron como a una terrorista ¿cómo es que no terminaste en los calabozos de Sol? Cualquier ciudadano que no sea político influyente si monta semejante espectáculo hubiera sido detenido, esposado, puesto a disposición judicial y en estos momentos estaría bajo fianza. Ah, y también le habrían hecho la prueba de alcoholemia. Si tú, Esperanza, que fuiste tratada con toda delicadeza y cortesía te sentiste tratada como una terrorista, imagínate como se sienten los miles y miles de ciudadanos que son maltratados, vilipendiados y vejados por las fuerzas del orden público cuando en una manifestación únicamente exigen sus derechos y que los políticos cumplan con sus compromisos.

Mira, Esperanza, tú formas parte del sistema y te voy a recordar que quien gobierna de modo despótico, quien promueve leyes que dejan en el mayor desamparo a los más débiles, quien saquea las arcas públicas en beneficio propio o del clan no dejando recursos para atender las verdaderas necesidades de los más desprotegidos, a esos yo les llamo ´terroristas´, porque aterrorizan a muchos inocentes que sin esperarlo les han dejado en la más absoluta miseria. Hay tanta injusticia y tanta diferencia de trato entre la ciudadanía y la élite, que lo que me sorprende es que no hayamos liado una Primavera Española.

Y termino: Yo, sólo digo que si me cogen los Agentes de Movilidad reaccionaré lo mismo que Esperanza Aguirre. Espero que la ley me trate igual. Y si no, ya veremos.

_____________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de SALVAR A LA INFANTA.