LA LAGUNA TIENE 23 MILLONES DE EUROS DE TASAS E IMPUESTOS PENDIENTES DE COBRO

El concejal de Sí se puede en La Laguna, Juan Miguel Mena, ha mostrado su preocupación por la situación económica del municipio, reflejada en el reciente debate sobre la liquidación de presupuesto de 2013, especialmente por las consecuencias de la importante deuda municipal a partir de la aplicación de la Ley de Sostenibilidad.

Mena asegura que la deuda solo se ha bajado en 3.884.000 euros, por obligación del Plan de Ajuste, que además no permite que los superávit se destinen a otros capítulos mientras el Ayuntamiento tenga deuda pendiente, la obligación es bajar la deuda primeramente. El edil ecosocialista explica que los 3.127.000 euros que el concejal de Hacienda, Antonio Pérez-Godiño, dice que se han bajado no es tal, “dicha cantidad se rueda para años posteriores, porque la primera baja que se tenía que producir en el ejercicio 2014 se pasa al 2015, al acogernos al beneficio pactado con el Ministerio de Economía, que permite bajar el tipo de interés pactado con los bancos y aumentar un año más de carencia”.

Reconocen, al igual que el informe de Intervención, que formalmente se cumple con los tres parámetros que exige el Ministerio de Hacienda para la estabilidad presupuestaria, “pero dista mucho de la realidad”. El concejal recuerda que a 31 de diciembre del año pasado La Laguna tenía contraídas unas obligaciones de pago por Servicios y demás capítulos por importe de 31 millones de euros, de los que casi 20 millones corresponden a servicios esenciales.

Juan Miguel Mena recuerda que el informe del Interventor nos indica que tenemos 23 millones pendientes de cobro, de los que 14.500.000 corresponden a Impuestos Directos y 5.500.000 corresponden a Tasas. A este respecto aseguran que la situación de los cobros de estas deudas sigue siendo muy complicada y que es uno de los problemas más serios que tenemos. Manifiestan que “en el hipotético caso que cobrásemos todo todavía tendríamos un déficit de tesorería de unos 8 millones de euros”.

En Sí se puede creen que “seguimos teniendo unos presupuestos, tal y como podemos comprobar, en los que no se ajustan las partidas a la realidad, no basándose en un estudio real de los años anteriores del importe de gasto e ingresos, que lleva posteriormente a hacerse cambios y modificaciones presupuestarias, además de crearse partidas deudoras o acreedoras que en la realidad son ficticias”.