La oposición se mantiene firme en San Cristóbal

En las cinco parroquias del municipio San Cristóbal fueron habilitados cien centros de votación y 403 máquinas automatizadas, en los que se espera la participación de 206 mil 907 electores inscritos.

El domingo 25 de mayo se realizaron las elecciones para escoger el alcalde del municipio San Cristóbal en el estado Táchira.

Luego de diez días de campaña, el 25 de mayo cinco candidatos disputaron el cargo: Patricia Gutiérrez de Ceballos (MUD), Alejandro Méndez (Psuv-Polo Patriótico), Arnoldo Uribe (Poresta), Jhon Leyton (Nuvipa) y Gleyder Galvis (Opina), así lo reseña el diario La Nación de Táchira.

Según datos obtenidos de la página oficial del CNE resultó ganadora Patricia de Ceballos, esposa del ex alcalde, con un 73,43% de los votos en ventaja del 25,72% que obtuvo Alejandro Méndez. La participación se ubicó en un 59,05%, muy similar a la obtenida en los comicios de diciembre, sin embargo, la candidata obtuvo más votos que su esposo.

Estos comicios electorales se dieron en un contexto atípico, luego de que  el 19 de marzo fue detenido el alcalde Daniel Ceballos, a quien se le adjudicó  los cargos de actos de rebelión civil y agavillamiento. Luego, el 25 de marzo el Tribunal Supremo de Justicia lo destituye de su puesto y le establece una sentencia de 12 meses y 15 días.

A pesar de lo irregular del contexto, la votación se caracterizó por lo sencillo, rápido y tranquilo del proceso, así lo describe Ligia Flores, votante de la parroquia La Concordia, quién añade que alrededor de las 12:30 al momento de ejercer su derecho solo faltaba su firma en la hoja correspondiente, algo que no le era común en elecciones anteriores.

El político y profesor de la Ucab, Sebastián Cova, considera que el resultado es una señal fabulosa, puesto que a pesar del descontento acumulado dentro de la oposición con la oposición formal (que sería la MUD) y, con los procesos políticos institucionalizados de cambio, que serían las elecciones, al ver que la participación fue incluso un poco mayor que la realizada en diciembre, el discurso de una parte de los opositores que considera que ser parte de las elecciones es colaboración con el chavismo se ve deslegitimado.

“Se mantiene la confianza en la vía electoral incluso en espacios abiertamente opositores, en los que se podría pensar que se encuentran los más radicales, puesto que fervientemente están a favor de la vía de la calle. Y con todo y la postura anti institucional al momento  de ir a votar, las personas lo hicieron”, añadió.