LA PARTERA, MI VIEJO AMIGO Y COMPAÑERO DE DERECHO ELFIDIO ALONSO Y YO

En cierta ocasión a mi viejo amigo y compañero de la Facultad de Derecho, Elfidio Alonso Quintero, que además era vecino de la calle Bencomo durante años, le comenté un día que mi madre siempre me contaba que la partera, muy acreditada, que le asistió, que creo que era la madre o la suegra de los hermanos Encinoso Mena, en aquél día, 10 de agosto, atendió primero a la madre de Elfidio en La Laguna y posteriormente se trasladó a Santa Cruz, a la Calle la Noria, donde yo nací y vivían mis padres en la parte alta de la casa de mi abuelo Lorenzo Machado, y la atendió felizmente con los medios que entonces habían.

Tuvo que ser un parto difícil pues aparte de ser primeriza no existían los medios que hoy se emplean en ginecología y además ya superaba la edad de una treintena de años.

Me contaba María, nuestra cocinera que recogió mi madre de La Orotava y después niñera y prácticamente madrina mía, que los gritos de los dolores y contracciones del parto “se oían desde la Iglesia de la Concepción” por todo el vecindario, probablemente exagerando la nota.

Y cuando le comenté a Elfidio el doble parto en la noche y que él era más viejo que yo, resulta que me da la versión contraria, es decir que la comadrona atendió primero a mi madre y después subió a La Laguna y atendió a la suya, incluso me mostró el DNI en que figuraba nacido el día 11 y no el 10 de Agosto.

Sea como fuere, lo cierto es que desde entonces Elfidio y yo nos apreciamos muchísimo más, pues como él dice con su sagaz ingenio, somos “hermanos de cuna”, como gemelos.

Y el siguió otros derroteros aunque intervino esporádicamente como fiscal sustituto en varios juicios de faltas, pero no era lo suyo que era principalmente el periodismo, empezando por crónicas y crítica de cine de la época y sobre todo folclore, del que ha sido maestro indiscutible desde la fundación del grupo en la finca de Sabanda, del Dr. D. José Peraza de Ayala, fiscal titular y profesor de Historia del Derecho y gran historiador e investigador, que también cantaba unas típicas folías punteras muy suyas..

Y de ahí surgió el grupo folclórico y el nombre de “Los Sabandeños”, de prestigio internacional y que continúa vigente desde entonces, porque la finca se hallaba “en esa banda”, es decir antes del barranco de Flandes, probablemente porque por allí arribó algún barco holandés en tiempos precolombinos.

La Laguna de Santa Cruz de Tenerife, a 15 de Noviembre de 2013