Mi generación, mi indignación

Hace un año escribibí el siguiente texto:

Recuerdo cuando iba al instituto que tuvieron que ampliar el número de aulas porque eramos la generación con más alumnos hasta el momento. Todo un orgullo, eramos los jóvenes más numerosos (después de la mía ha habido otras que nos han superado pero hablemos de la mía).

Pues ahora me pregunto dónde esta toda esa juventud tan numerosa, esa juventud que se ha vuelto adulta que ahora debe tener responsabilidades, que no es solo una juventud con ganas de fiesta, sino ya personas maduras con suficiente capacidad mental para pensar, reflexionar y ver como está este país, que ve que las cosas están cambiando y no para bien. Esa juventud que ahora debe tener como mínimo un hijo, que les están ofreciendo a esos niños, no digo material, que parece que es lo único que se le puede ofrecer a un hijo,cosas materianles, no jovenes ya adultos si habéis madurado sbréis que lo material no es lo único hay más cosas que ofrecer a un hijo.

Nuestra generación gozó de todos lo privilegios, no nacimos con las nuevas tecnologías sino que las conocimos ya en la Universidad pero a tiempo para hacernos con ellas, pero no nos hicieron falta. Nuestra generación disfruto del privilegio de divertirse en la calle con sus amigos, de la libertad para salir y entrar sn restricciones,para ver la televisión, el cine y la literatura sin censuras.

Eramos una generación que pudo disfrutar de una educación pública en primaria, secundaria e Universidad decente, recuerdo alguna huelga enla escula,perapa tentonces erámos pequeños y era solo u día de fiesta ¿guaY. Somos una generación que se ha criado en la ley del minimo esfuerzo, la gente se quería casar,tener una casa e irse de vacaciones los bancos te lo ofrecian todo sin problema, no había problema en encontrar trabajo, saías de uno a los dos días tenías otro. Una generación a la que enseñaron que lo importante era poseer y pasa poseer lo que necesitas es dinero y el dinero te lo da el banco a crédito y sin poner muchas dificultades.

Somos una generación que no está a costumbrada a luchar por lo que se tiene una generación que ahora esta perdida, ve como está este país a a través de la televisión como si no fuera con ella. Una generación que no teme  perder la vida luchando en las calles sino que teme perder lo que posee por salir a las calles.

No quiero irme de este país para buscarme la vida, quería quedarme a luchar en este país y demostrar que luchando conseguiremos las cosas y que finalmente tendré un trabajo pero me doy cuenta de que en este país en la calle estamos los de siempre luchando por todos (me diréis que no me lo pedís, pues no lucho por ti ya que tú no lo haces lo hago yo por tus hijos).

Pienso que la ignorancia de mi generación es enorme y no se dan cuenta de lo que estamos perdiendo, prefieren ocultarse mirar para la otro lado y esperar a que la cosa cambie. Compañeros las cosas no funcionan así el día que despiertes descubrirás que trabajas por un sueldo que no superará por lo que te queda de vida de los 1000 euros, que la escuela dejará de ser pública al igual que la sanidad, que tus hijos no podrán aspirar a la universidad, cierto es que no todo el mundo tiene que ir a la universidad que la FP es necesaria y lo creo de verdad pero creo que tu hijo debería tener la opción de decidir que hacer cosa que no será así porque la universidad no se la podrás pagar, eso como padre debe ser bastante triste, no solo eso, mis padres no pudieron pagarme la Universidad pero disfruté de becas y trabajos de verano que me permitieron acabar la carrera, hacer un posgrado y un Máster. Generación querida vuestros hijos ni becas ni trabajos de verano.

Acabo diciendo que me siento avergonzada de la clase política que tenemos pero también de la generación a la que pertenezco.

Supongo que todos entenderán que es una generalización que si hay gente que está haciendo cosas, muchas cosas y creo que los que están luchando por algo mejor entienden lo que quiero transmitir.

Hoy debo añadir que tengo una esperanza con esta Generación y que parece que al fin se va abriendo un camino nuevo del que quiero formar parte y que parece que esa parte que quiere luchar y cambiar las cosas se están armando de valor y de mucha fuerza para sacar a este país adelante y cambiar las cosas porque si queremos todos nosotros PODEMOS.