Milán, donde el lujo no entiende de crisis

Dicen que se debe tener un escaparate aquí para tener un escaparate en el mundo. Porque el «cuadrilátero de la moda» de Milán reúne cada día a un pedazo de mundo. Árabes, rusos, chinos, japoneses y europeos curiosean escaparates y pasean por sus cuatro calles, aunque solo algunos pueden permitirse entrar al interior de los Palacios y galerías colonizados por las grandes firmas de moda «made in Italy». Desde que allá por los años 50 Milán se convirtiera en ciudad de la moda, junto a Nueva York, Londres o París, el cuadrado que forman las calles Montenapoleone, Manzoni, Della Spiga y corso Vene…





//