Palco de Prensa

descargaEl “cuarto bate”.
Por : Gilberto LAVENANT
En un equipo de beisbol, hay dos jugadores valiosísimos. Todos son importantes, por algo forman parte del equipo, pero destacan, especialmente, el lanzador o pitcher, y el “cuarto bate”. Este último, también conocido como “el limpiador”, puede dar el triunfo, si funciona la estrategia.

Los primeros tres bateadores, tienen como objetivo embasarse. Puede ser en primera o en segunda, el primero de ellos. El que sigue en turno, ayuda al primero a avanzar a la siguiente base. Con el tercero, basta con que llegue a primera y entonces se dice que “se llena la caja”.

Entonces, sigue al turno el “cuarto bate”, escogido y designado como tal, por ser un excelente bateador. Generalmente es un “vuela cercas” o al menos le pega tan duro a la bola, que resulta imparable.

Mientras los jugadores en el campo, tratan de atrapar la bola, todos los jugadores embasados, incluyendo el “cuarto bate”, logran llegar a home, o sea la base inicial. Con cuatro carreras, iniciales o agregadas a la cuenta, el triunfo casi es inminente.

Cabe aclarar, que el columnista, autor de Palco de Prensa, no es precisamente cronista deportivo. En realidad, no es aficionado, y mucho menos practicante, de algún deporte. Lo poco que conoce al respecto, es porque el menor de sus hijos, juega softbol y empezó a jugar beisbol, desde los cinco años.

El planteamiento de lo que es un “cuarto bate”, es para destacar, que en cualquier actividad, social, económica, deportiva o incluso en la administración pública, hay individuos que al haber destacado en determinada área, resultan valiosos para tratar de lograr buenos resultados en determinado programa, plan o acción.

Ese es el caso de Victor Adán López Camacho, es Contador Público, egresado de la UABC, con especialidad en docencia y Maestría en Administración, en la UNAM y Doctorado en Finanzas, de un centro de enseñanza superior, de Paris, Francia.

En la función pública, la trayectoria de López Camacho, es excelente. Fue Secretario de Planeación y Finanzas del XIII Ayuntamiento de Tijuana, encabezado por Carlos Montejo Fabela, el primer alcalde panista. Luego, fue Coordinador de direcciones, en el XIV Ayuntamiento de Tijuana, encabezado por Héctor Osuna Jaime.

Posteriormente, se fue al plano estatal de la administración pública. Fue Secretario de Planeación y Finanzas del Gobierno del Estado, durante la administración del extinto Héctor Terán Terán y con el gobernador sustituto, Alejandro González Alcocer.

Del 2001 al 2003, fue titular de la Unidad de Planeación y Finanzas de la Comisión para Asuntos de la Frontera Norte, de la Secretaría de Gobernación. Al concluir, asumió el cargo de Auditor Superior de Fiscalización, del Gobierno del Estado, de 2004 a 2010 y durante la administración del gobernador Osuna Millán, fue Coordinador general del gabinete.

Finalmente, Osuna Millán lo designó a cargo de la Comisión de Enlace y Entrega, para el proceso de la sucesión de la gubernatura estatal.

En términos beisbolísticos, se puede decir que es alto el “porcentaje de bateo” de López Camacho. Hasta hace unos días, estaba “en la banca” y es una de las más recientes “adquisiciones” de Brenabé Esquer, Síndico Social del Ayuntamiento de Tijuana.

Bernabé, reflejaba la felicidad en el rostro. Ya tiene en su equipo de la Sindicatura Social, al “cuarto bate”, que requería, para que no le cuenten, a la hora de que en las sesiones de Cabildo del XXI Ayuntamiento, se planteen temas tan controvertidos y complejos, como el de la renegociación de la deuda.

Por cierto, López Camacho, es experto en cuestiones de deudas públicas. Es autor del libro ¿Por qué se endeudaron los gobiernos estatales y municipales ? relativo a un detallado estudio, respecto de los endeudamientos de los gobiernos locales, durante el período de 2008 a 2012.

La obra, editada por Laredo Editores, fue patrocinada por el Gobierno del Estado y la Universidad Autónoma de Baja California. En la parte final, relativa a conclusiones y recomendaciones, López Camacho, entre otras cosas, señala que : “La deuda pública es un instrumento financiero estratégico que debe ser evaluado como una opción para financiar las obras de infraestructura por las ventajas que ofrece a los gobiernos”.

“Sin embargo –advierte- origina muchos problemas a quienes cometen errores y excesos en su contratación, esto debido al importante monto de los recursos que se manejan y al largo plazo que generalmente se establece en las obligaciones crediticias”.

“Por lo tanto –recalca- se recomienda que ésta deba ser utilizada con prudencia y apoyándose siempre en profesionales con conocimientos especializados en la materia”.

Uno de los grandes problemas del gobierno municipal de Tijuana, es precisamente el relativo a los adeudos que se han venido acumulando, de administración en administración. Ya se habla sobre la posibilidad de renegociar, al menos en parte. Preocupado por esto, el Síndico Social, Bernabé Esquer, integró a su equipo a un excelente “cuarto bate”. Ni modo que le cuenten o que lo chamaqueen.

gil_ lavenants@hotmail.com