Palco de Prensa

descargaLo chamaquearon.
Por : Gilberto LAVENANT
La expresión “chamaquear”, se utiliza, comúnmente, para dar a entender que a una persona, en una relación personal o de negocios, la otra parte lo engañó, tan fácil o evidente, como se engaña a un niño.

Son múltiples y variados los significados de tal expresión. Que lo engañaron, que lo mensearon, que le hicieron creer que algo irreal o fantasioso, era cierto, que lo hicieron víctima de un fraude.

Precisado esto, las evidencias indican que al exalcalde priísta, Carlos Bustamante Anchondo, lo chamaquearon con eso del casino que pretende instalar en el hotel de su propiedad. Bueno, salvo prueba en contrario y, como dicen los abogados, “dejando a salvo el buen nombre de las partes”.

Según la información que ha trascendido, respecto a este tema, hizo negociaciones, quizés formalizado mediante un contrato de asociación en participación, involucrando a su empresa Plaza Agua Caliente, S.A. de C.V., con una empresa jalisciense, que efectivamente se dedica a la instalación y operación de casinos o centros de apuesta en general.

Se sabe, que desde 2006, Bustamante ya traía en mente la posibilidad de instalar un casino en el hotel de su propiedad, al grado de que el XVIII Ayuntamiento, encabezado por Jorge Hank Rhon, le otorgó permiso de uso de suelo para fines comerciales y equipamiento para centro recreativo.

Sin embargo, a mediados del 2013, concretó negociaciones con casineros del Estado de Jalisco, quienes lo convencieron de hacer realidad su proyecto de convertir su hotel en un casino. El exedil, aprovechó los últimos días de su gestión, para hacer los trámites requeridos ante el gobierno municipal.

Se dice que, con fecha 28 de octubre de 2013, un mes antes de concluir su gestión, hizo la solicitud para la licencia de operación del casino. Conforme a reformas a la reglamentación correspondiente, se requería anuencia del Cabildo en pleno.

Sin embargo, con fecha 4 de noviembre del 2013, 26 días antes de dejar la alcaldía, el entonces Secretario General del Ayuntamiento, Obed Silva, otorgó anuencia para ello. En la parte medular del documento alusivo, se establece : “esta autoridad municipal no tiene inconveniente y otorga anuencia a las sociedades mercantiles Juegos y Sorteos de Jalisco, S.A. de C.V. y Plaza Agua Caliente, S.A. de C.V. –la empresa de Bustamante- para que instale y opere establecimiento o giro comercial, como sala de sorteos de números y centros de apuestas remotas”.

Independientemente de que, funcionarios del XXI Ayuntamiento, observan que se incurrió en múltiples irregularidades, en los trámites o gestiones tendientes a operar un casino en el hotel del exalcalde, el principal impedimento para ello, es que Bustamante Anchondo, en lo personal, ni su empresa Plaza Agua Caliente, S.A. de C.V., cuentan con permiso alguno para instalar y operar casinos.

Al menos en los registros de la Dirección General de Juegos y Sorteos, de la Secretaría de Gobernación, no existe expediente alguno, en tal sentido, a nombre del político o de su empresa.

Esto se corrobora, por el hecho de que los trámites y gestiones municipales, para la instalación y operación de un casino, en el hotel de su propiedad, lo hizo en forma conjunta con la empresa casinera Juegos y Sorteos de Jalisco, S.A. de C.V.

Y, efectivamente, dicha empresa si cuenta con permiso para instalar y operar casinos. El número DGJS/P-02/2012, con inicio el 29 de noviembre de 2012, con una vigencia de 25 años, y cuya vigencia concluye el 28 de noviembre de 2037, según consulta hecha a la dependencia que otorga y controla dichos permisos.

Conforme al citado permiso, tal empresa puede instalar 35 salas de sorteos de números. La primera de ellas, la instaló en Zapopan, Jalisco. Las otras 34 salas o casinos, debería instalarlos en las siguientes entidades : 4 en Jalisco, 2 en Nayarit, 3 en Baja California Sur, 3 en Yucatán, 3 en Quintana Roo, 2 en Guerrero, 3 en Nuevo León, 3 en el Distrito Federal, 2 en el Estado de México, 1 en Cuernavaca, 2 en Veracruz, 1 en Campeche, 1 en Tabasco, 1 en Chiapas, 1 en Oaxaca, 1 en Querétaro y 1 en Aguascalientes.

Pero, qué lástima, para Bustamante, obviamente, Juegos y Sorteos de Jalisco, S.A. de C.V., no tiene autorización para instalar casinos en Baja California. Incluso, conforme a consulta hecha esta semana a la Dirección General de Juegos y Sorteos, la citada empresa no ha realizado ninguna gestión para ello.

Según el reporte correspondiente, la última modificación al permiso de la empresa jalisciense, fue el 6 de diciembre de 2013, pero en ningún caso sale a relucir la ciudad de Tijuana.

Todo esto, es lo que obliga a presumir, que al exalcalde priísta, Carlos Bustamante Anchondo, lo chamaquearon con eso del casino que pretende instalar en el hotel de su propiedad. Bueno, salvo prueba en contrario y, como dicen los abogados, “dejando a salvo el buen nombre de las partes”.

Cabe recordar, que durante la sesión de cabildo, celebrada el 2 de junio del 2011, en la que logró que los miembros de Cabildo aprobaran modificar la licitación para adquirir en arrendamiento las luminarias de Tijuana, en 144 millones de pesos, en lugar de concesionarla a 15 años y con un costo de 399 millones de pesos, como lo pretendía el panista Jorge Ramos, con cierta soberbia les dijo : “algo sé de negocios”. Pues sí, pero en el asunto del casino, tal parece que lo chamaquearon.

gil_lavenants@hotmail.com