Podemos, pero con esfuerzo.

Maquis urbanos Unos cirros rojizos sangraban a lo lejos, en un cielo inmenso. La tarde caía como la