Por más calidad en la producción de leche en Guáimaro

Guáimaro sobresale en la provincia como el mejor municipio en cuanto a resultados en el funcionamiento de los Centros de Enfriamiento de Leche, experiencia que comenzó en Camagüey precisamente por este territorio eminentemente agropecuario, de arraigadas tradiciones campesinas.

Como parte del Programa de Desarrollo Ganadero que se ejecuta aquí, esta iniciativa de concentrar las entregas del alimento en termos de frío que garantizan el almacenamiento en condiciones óptimas, además de realizar pruebas de aceptación en el laboratorio que avalan la calidad y le aseguran buen pago a los campesinos, se traduce en beneficios para todas las partes.

El productor ve el resultado de su sacrificio con buena remuneración; la entidad, entiéndase las cooperativas, cuentan con un positivo respaldo para el cumplimiento de sus planes productivos; aumenta la entrega a la industria procesadora de productos lácteos, en este caso la fábrica Taíno, en Martí, y por tanto se eleva la eficiencia; y la economía del país se ahorra el gasto en la compra de leche en polvo en el exterior, porque aquí, desde el monte más intrincado, los guajiros madrugan para contribuir a la sustitución de importaciones.

Claro que los centros de enfriamiento por sí solos no avalan los resultados, pues se sustentan en todo un programa de recuperación de vaquerías que conllevó a mejores condiciones, tanto de trabajo para los campesinos como de manejo de los animales.

Se arreglaron las casas de vaquería y muchas se hicieron nuevas, más espaciosas y con buenos techos para mejorar la rutina de ordeño, se incluyeron las salas para los terneros, la enfermería, se pusieron cercas eléctricas y se organizó la rotación por las áreas de pastos para mejor alimentación de los rebaños.

También se potencia la inseminación artificial para garantizar la reproducción y se trabaja fuertemente en la siembra de comida animal, en pos de lograr mayor rendimiento de litros por vaca para mejor acopio.

Aunque falta mucho por hacer todavía,  el aumento de la producción lechera y los beneficios de los Centros de Enfriamiento, son una realidad en Guáimaro, moldeada con el sudor de los campesinos.