Preocupa a México despliegue de Guardia Nacional en frontera #Puebla México

NAC1068776483a19c3_0

Los gobiernos de México, Guatemala, El Salvador y Honduras rechazaron el envío de mil elementos de la Guardia Nacional a la Frontera con México, como medida anunciada por el gobernador de Texas, Rick Perry, para reforzar la seguridad, ante la oleada de niños migrantes, principalmente centroamericanos.

El Gobierno de México, por medio de la embajada en Washington, envió notas diplomáticas al Departamento de Estado de Estados Unidos y al Gobierno de Texas, para expresar su preocupación y desacuerdo con la medida.

No obstante, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dijo temer que los otros estados fronterizos impulsen esta medida, ya que California y Nuevo México han dicho de manera pública que no lo harán y en Arizona no hay indicios de que así vaya a ocurrir.

En entrevista telefónica, el subsecretario para América del Norte de la SRE, Sergio Alcocer, quien acompañó al canciller José Antonio Meade a una gira por California, Estados Unidos, aseguró que el envío de la Guardia Nacional no contribuye al diálogo regional para dar soluciones al tema.

“Entendemos que si bien es una prerrogativa del Gobierno de Texas, no conduce a la atención integral que el problema de la migración, muy especialmente el de los menores no acompañados, requiere y merece”, aseguró Alcocer.

El funcionario además reconoció que el Gobierno federal estadounidense ha adoptado los principios de buena vecindad y responsabilidad compartida que México ha impulsado. “Es bajo estos principios que México ha reiterado su preocupación por la decisión del gobierno de Texas”.

Recordó que México ha planteado la atención del fenómeno desde un punto de vista regional, con una visión de mediano plazo, que involucre el desarrollo social y económico de los países y donde se requiere la coparticipación de las naciones involucradas.

El subsecretario rechazó que el programa de Frontera Sur —impulsado por el presidente Enrique Peña Nieto— se haya concretado bajo la presión de Estados Unidos y que no significa el endurecimiento de las medidas de seguridad, sino más bien el ordenamiento de los flujos migratorios.

El embajador de Honduras en México, José Mariano Castillo, aseguró que esta decisión del gobierno texano es simplemente un show oportunista de un precandidato, que sólo busca intimidar.

 

Vía – DiarioMX