Salida Mauricio Arroyave de Canal Capital

La salida es justa, Mauricio Arroyave aceptó por dos años la línea editorial del Canal Capital y ahora que no le renuevan el contrato ‘saca los trapitos al sol’.

Según el artículo 20, libertad de expresión e información dice: “La libertad de expresión es una condición necesaria para que el ser humano se desarrolle plenamente en sociedad, pues se entiende por el que el hombre por que se preocupa el derecho en Colombia, no es el hombre aislado sino el hombre en sociedad. Es así como el artículo 1 dice que la República de Colombia se funda en el respeto a la dignidad humana, el trabajo, la solidaridad y la prevalencia del interés general. Por lo tanto se busca con la libertad de expresión la realización del ser humano como individuos dentro de una sociedad.

Por supuesto que es triste que no haya libre expresión para todos, digo para todos porque a mi percepción es un tanto relativa, según beneficios o vivencias personales; si miramos a los canales nacionales conservan una línea editorial tradicional, de derecha, entonces aquí les dicen los capitalistas, los grandes monopolios, en fin.

Pero si vemos al Canal Capital con una línea editorial diferente, de izquierda según las ideologías de sus directivos como Hollman Morris que desde que tenía 22 años y prestó el servicio militar, que en esa época el Estado luchaba por el narcotráfico de Pablo Escobar, su visión periodística fue de contra-poder.

Además de que se ha preocupado por los derechos humanos, defendiendo  a toda costa la libertad de prensa (su libertad de expresión), ha buscado la verdad ganándose amenazas contra su vida y familia tales como las del paramilitar Carlos Castaño y ‘como no’ en el periodo de Álvaro Uribe fue perseguido, asechado, criticado y acusado de tener nexos con las FARC.

Qué pensar y decir entonces de un canal que se atrevió a ser diferente a los otros, de que primero esté el hablar de derechos de todos sin importar género, raza; de que se vean debates ideológicos distintos, interesantes y vigorosos. Y que gracias a esta línea editorial, ideología, capricho o como quiera llamársele a tenido un gran éxito, no solo con el Primer Café que había sido dirigido por Arroyave sino todo el contenido, la programación de una ‘televisión más humana’.

Todo el cuerpo directivo y administrativo que conforman un pensamiento que ha seguido muy de cerca una parte del conflicto armado de Colombia y que no quiere que hablen los mismos de Caracol y RCN, sino esos que gritan y juzgan con fundamento, de esos que le hierve la sangre ante tanta injusticia, de esos.

“Hoy en día los comentarios sobre estos medios masivos de comunicación son ya de otra magnitud, por ejemplo dice Eduardo Galeano que ya no los fines justifican a los medios, sino los medios de comunicación justifican a los fines. Con esto nos da a entender que las necesidades del mercado que no siempre son las necesidades de la mayoría de la población, llevan a los detentadores de los medios de comunicación que son generalmente algunos grandes grupos económicos a justificar cualquier cosa para proteger sus propios intereses”. Tomado de: http://docencia.udea.edu.co/derecho/constitucion/articulo_20.html

Arroyave denunció ‘censura’ por parte Morris alejando que habían tenido unas discusiones por unas entrevistas que Mauricio había o quería hacer, además de que Hollman le señaló que de ahora en adelante debía elegir a los entrevistados y ser acompañado por un ‘delegado’ de gerencia y que para que su contrato fuera renovado debería firmar una cláusula de respeto hacia la línea editorial del canal.

Toda la entrevista aquí:

http://www.bluradio.com/71104/mauricio-arroyave-denuncia-censuras-de-holman-morris-en-canal-capital

Y esto fue lo que Hollman le dijo a la silla vacía, todo aquí:

http://lasillavacia.com/historia/los-vetos-de-hollman-morris-48220

Hollman confirmó que se estaban revisando los contratos y la cláusula que exige que se acojan a las líneas editoriales del Canal.  También confirmó que él sí ha sugerido invitados y ángulos para el programa de El Primer Café. “Eso es un derecho que tiene cualquier director”, dijo.

Sin embargo, negó que el criterio para sugerir invitar gente o no hacerlo fuera que fueran “amigos del canal” o favorables al Alcalde. “Si fuera ese el criterio no habríamos invitado al Canal a Álvaro Uribe o María Fernanda Cabal”, dijo. Recordó, además, el revolcón que le ha dado al canal público, que prácticamente era inexistente antes de que él asumiera las riendas, algo que es cierto y que los que saben de televisión reconocen.

“En todo caso quiero aclarar que nunca recibí de Petro o de algún jefe de prensa de la Alcaldía ningún tipo de presión o comunicación”.

Después de leer y escuchar versiones de un lado y del otro, concluyo que a mi vaga percepción esto fue uno de los muchos casos que pasan en Colombia a diario, los periodistas y mucha gente que quiere estar en un lugar en el que toda la vida a soñado debe regirse bajo unas normas que dependiendo de nuestra situación las tomamos o las dejamos.

Si por ejemplo he de vivir en el Arauca, conoceré de cerca el dolor que han pasado miles de familias por la guerrilla y he de odiarla con todo mi corazón, pero si he estado en pueblos como Riachuelo- Santander, azotados por los paramilitares he de odiar su historia que aún sigue viviendo en la política. Hablamos, pensamos y sentimos según lo que vivimos, como dijo Rubén Darío Pinilla: “No es posible estar dentro de una piscina y no mojarse”.

“Necesitaba el trabajo, además creo que la censura de prensa una de los elementos que contiene es precisamente eso, los periodistas necesitamos trabajar y si usted no dice lo que yo digo pues no trabaja aquí, además estaba porque creía en el proyecto. Yo defiendo algunas causas, defensa de lo público, los derechos humanos (…)” Mauricio Arroyave, entrevista con BluRadio.

Versión de Canal Capital frente a la situación.