Té rojo

¡Buenos días!

Empezamos la mañana con una apetecible sugerencia. Hoy os vamos a hablar del Té rojo.

te-rojo-copa

l té Pu-Erh es una bebida famosa y popular en la provincia de Cantón y en el suroeste de China. Es un té post-fermentado. Cuando se prepara el té Pu-Erh tiene un color rojizo oscuro con un sabor fuerte, pleno y terroso. Para la maceración se debe utilizar agua en el punto de ebullición. Aquí usted encuentra té Pu-Erh y las mezclas de té en bolsitas de té y suelto en una variedad de grados.

Propiedades

La mayoría de la gente está familiarizada con los beneficios de salud de té, debido a sus propiedades antioxidantes. Té rojo, sin embargo, no puede ser tan ampliamente escuchado o utilizado. Este té rojo, también conocido como “rooibos”, tiene una serie de beneficios, entre ellos la salud del sistema inmune y ayudar con los dolores y dolores comunes. Calambres estomacales, dolores de cabeza, alergias, asma, insomnio eccema, y la presión arterial alta son algunas de las dolencias que pueden ser ayudados con té rojo. Además, según el Departamento de Agricultura de EE.UU., alimentos ricos en flavonoides, incluyendo frutas, verduras, vino tinto, chocolate y té tiene beneficios cardiovasculares.4

Y qué mejor que una tacita de Té rojo  y trozo de tarta de queso. Aquí os dejamos la receta de una tarta de queso muy facilita. Además si hoy os pasais por la tienda os invitamos a un trocito d esta tarta.

tarta_queso_fresa

IMAGEN Y RECEtA OBTENIDAS DE : recetasderechupete.com

Preparación de la Base (La típica de la tarta de queso):

  1. Derretimos la mantequilla (usamos el microondas, es más rápido). Con la picadora trituramos las galletas (sino tuvierais, en un trapo de cocina echamos las 25 galletas y las envolvemos para luego machacarlas con una cuchara o algo pesado, no queda tan fino pero sirve igual) y añadimos por encima la mantequilla derretida.
  2. Cogemos la mezcla de mantequilla y galletas y la repartimos por la base de un molde desmontable grande. Apretamos contra el fondo con la ayuda de una cuchara o con los dedos. Introducimos en la nevera mientras hacemos la crema de queso.

Preparación de la crema de queso:

  1. En un bol introducimos las dos tarrinas de crema de queso Philadelphia. Añadimos 1/2 bote de leche condensada y mezclamos con la batidora.
  2. El paso más complicado viene por el tema de la gelatina: Vaciamos el contenido de un sobre de gelatina neutra Royal en un bol que esté seco. De 300 ml de agua (1 vaso y medio) de agua fría, separamos una tacita y la añadimos a la gelatina. Ponemos el resto del agua en un cazo al fuego hasta ebullición (o al micro directamente 2 minutos). Retiramos y vertemos el agua en el recipiente donde se había dejado la gelatina. Removemos hasta su completa disolución y mezclamos con la crema de queso y leche. Batimos ligeramente toda la mezcla para que quede homogénea y sin ningún grumo.
  3. Montamos la nata. TRUCO: El frío. Al contrario que en el merengue (que debe estar a temperatura ambiente) la nata debe utilizarse fría. La nata, el azúcar y el recipiente deben estar recién salidos de la nevera. Batimos el azúcar y la nata con las varillas hasta que quede compacta. Os aseguro que con el truco del frío sale perfecto.
  4. Mezclamos la nata montada con la mezcla del queso pero de manera suave. Utilizamos mejor una espátula de madera o silicona para que no baje la nata.
  5. Sacamos el recipiente con la base de galleta de la nevera y echamos la crema de queso. Volvemos a introducir en la nevera unas 3-4 horas.

Preparación y montaje de la cobertura de confitura:

  1. Si tenéis confitura ya hecha mucho mejor, yo antes preparaba una de moras en verano que estaba deliciosa pero está vez es con mezcla de frambuesas y arándanos. Las 2 muy ricas. Aquí elegir la que más os guste.
  2. Echamos en un cazo la confitura o mermelada y 2 cucharadas de agua. Calentamos de manera suave hasta que se forme un sirope. Apartamos del fuego y en el mismo recipiente donde esta la tarta de queso ya fría echamos el sirope de manera homogénea (como está líquido es bastante fácil). Y otra vez a la nevera durante unas horas, debe estar muy fría para su degustación.
  3. Esta tarta la podemos acompañar de nata montada, de nuestro helado preferido o de un buen café o té.