Tres proyectos costarricenses logran reconocimientos en feria tecnológica de Intel en E.U.

Tres proyectos científico tecnológicos de jóvenes costarricenses resultaron ganadores en la Feria Internacional de Ciencia y Tecnología de Intel, ISEF 2014.

Se trata del mayor concurso de este tipo para jóvenes y en él participan más de 7 millones de concursantes de todo el mundo.

En esta edición, con sede en Los Ángeles (EE. UU.), asistieron 1.600 jóvenes de 70 países clasificados para medirse en 14 categorías.

La delegación costarricense triunfó en tres de las categorías con un método más ahorrativo para la producción de grafeno, un fungicida natural que cuida cultivos de cacao y un sistema de señalización para asfalto de carreteras a base de luces y sensores.
Jose David Porras Solano y Paulo Andres Diaz-Hernandez, del Colegio Tecnico Profesional Santa Lucia en Cartago ganaron el cuarto lugar en la categoría de ingeniería eléctrica y mecánica con un aparato parecido a los “ojos de gato” que se hallan en las vías del país. Su prototipo, sin embargo, es un aparato para el asfalt que también emite luces que cumplen funciones de carril reversible y alertan al conductor el cambio de luz en el semáforo metros antes de este e incluso podría alertar de deslizamientos a las autoridades.

Daylin Bryan, Verónica Bustos y Marcelo Guerra, del Liceo Académico de Sixaola, crearon un fungicida natural contra el hongo causante de la monilia, enfermedad que ataca las mazorcas del cacao. Ellos ganaron el tercer lugar en la categoría de Ciencias de las plantas.

Finalmente, Roberto Delgado y Brandon Montero, del Colegio Técnico Profesional Monseñor Sanabria, crearon un atajo químico para producir grafeno de forma más barata. El grafeno es la sustancia más dura y resistente que hay: resiste 200 veces más que el acero y es muy flexible e incluso sirve para producir baterías que pueden cargarse en lapsos cortos y proveer más tiempo de carga.

Delgado y Montero concibieron un nuevo método para su obtención utilizando grafito, como el de las puntas de los lápices. Con una máquina prototipo de $3.000 de valor (las máquinas comunes para crear grafeno superan los $200.000), los jóvenes crean láminas de 98 centímetros de longitud por un valor promedio de $35. La misma lámina en el mercado, cuesta más de $3.800.

Los jóvenes también obtuvieron un cuarto lugar en la categoría de ingeniería de materiales y bioingeniería.

Esta feria es considerada la exposición colegial más grande e importante del planeta, pues convoca cada año a más de siete millones de estudiantes alrededor del orbe con proyectos de investigación, mediante procesos de exhibiciones locales y nacionales, con el objetivo de lograr un cupo. Costa Rica participa desde 1998 con la llegada de la Corporación Intel al país, y, a la fecha, ha enviado a 118 estudiantes.

Los estudiantes que representaron a Costa Rica en ISEF contaron con el patrocinio de Intel y del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (MICITT), mediante la Comisión de Incentivos, cuyos fondos administra el Consejo Nacional para Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICIT).

nación.com y Redacción.