UN LADRILLO MENOS

UN LADRILLO MENOS EN LAS PAREDES DEL REGIMEN DEL 78.

Tiempos intensos, ilusión,  en tiempos oscuros.

Nervios por doquier inundan los espíritus de muchos, a otros muchos no se les mueve un pelo, unos ilusionados con la posibilidad de (por favor) algún cambio, otros aterrados de que algo cambie y su rol social se vea modificado, siempre a peor.

Como en mí es habitual y sin fiarme, por supuesto, de lo que lea o escuche de los medios e incluso de las redes, saco conclusiones de lo que huelo a mi alrededor. Los que creemos que esta es una oportunidad de que de comience el fin de un régimen y de que sea el inicio de una libertad constituyente necesitamos creer que las sensibilidades sociales siguen un rumbo parecido pero si ahora miro a mi alrededor, mientras escribo esto, unos charlan sobre el mundial, otros acceden a una web de zapatillas deportivas, aquel de allí consulta sus cuentas bancarias, los de más allá ríen viendo fotos enviadas al Facebook de un amigo.

Mientras, tras de mí, tras las ventanas 40 ciudadanos en bicicleta y con banderas tricolores cruzan la ciudad anunciando una manifestación para el próximo domingo.

Como ya apuntó en un artículo anterior Luis Pueyo, quizás no fuese este el momento para un referéndum Monarquía vs. República, no al menos si se quiere ganar. Los medios afines ya han puesto al servicio del futuro monarca toda su artillería, el bombardeo es tremendo; y aun así deseo y quiero que la consulta se realice. Si quiero puntualizar que se ha enfatizado, y lo entiendo, en provocar la consulta ya expuesta, en concentrar todos los esfuerzos en vías de hacer claudicar al régimen y aflojar las piernas para admitir la consulta, yo veo un ladrillo menos en el muro, muro que pensamos que se caía cuando aparecieron los famosos papeles de Bárcenas y lo salpicaba todo, más ladrillos han caído en el camino desde entonces, el penúltimo en las últimas elecciones europeas y fruto de ello la presente abdicación, un ladrillo menos para sujetar todo el aparataje del régimen, no creo que aún caiga pero todo el ruido es poco para hacer mayor reflejo de su debilidad, dejar entrever al pueblo que los agujeros del sistema empiezan a ser considerables y que a través de esos resquicios salga a la luz no solo toda la inmundicia que aún reside tras sus muro sino toda la verdad de la realidad de este país.

En mi humilde opinión estamos ante el segundo paso de un primero que hace tiempo que se debía haber consensuado entre las diferentes fuerzas sociales y políticas que dicen estar contra esta casta nacida del régimen del 78, el primero que ya debiera estar maduro, y que quizás sea ahora el momento, es la solicitud de la apertura de un proceso constituyente, la consulta va detrás, el sistema de estado y electoral va seguido pero primero, la apertura, madurar la idea, hacerla oír en las calles y explicarla.

Porque no nos engañemos, si yo ahora pregunto a mi alrededor sobre la cuestión de moda, monarquía o república, todos ellos tendrán una opinión e incluso un voto claro. Pero si pregunto por un voto a favor de un proceso constituyente, se lo tendría que explicar al 100% de los 20 ciudadanos que desde aquí observo y conozco, no sabrían de qué les hablo.

Independientemente de toda esta reflexión, se ha producido una ola de ilusión, de oportunidad que se ha de aprovechar para que algo comience, algo nuevo, ilusionante y que comience a levantar de sus cimientos a una país ya arrodillado.

Así lo veo, espero que erróneamente.

Y por favor, no permitamos que se asocie la democracia con la monarquía y la república con los tiempos bárbaros, no somos Gengis Kan:

- Ten el valor de la astucia que frena la cólera y espera el momento propio para desencadenarla.

- Una flecha sola, puede ser rota fácilmente, pero, muchas flechas son indestructibles.

- No tuve ningún lugar donde esconderme del trueno, así que ya no le temo

- Conquistar el mundo montado a caballo es fácil, es desmontar y gobernar lo que es difícil.