Un militante un voto

La socialista Carme Chacón ha propuesto que en las próximas elecciones primarias para Secretario General del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se realicen votaciones en las que cada militante signifique un voto, y no como ocurría hasta ahora en este tipo de comicios en los que los militantes elegían un delegado y éste votaba en las primarias como representante de zona.

Por una parte, los que abogan por el antiguo método y hasta ahora utilizado, avalan el sistema de votación mediante delegado con la alegación de que éste es elegido por los militantes, y por tanto, en el fondo, es lo mismo que si las bases votasen, dado que es su representante. Además, para reforzar su posición, enfatizan lo complejo que podría resultar organizar y contabilizar tantos votos como militantes estén afiliados al PSOE.
Esta postura es muy apoyada por sectores conservadores del grupo, porque son ellos los que más beneficiados se ven dado que al llevar más tiempo en el Partido tienen mayor influencia y, en consecuencia, mayor número de votos.

Por otra parte, los detractores de este sistema -que son aquellas personas que realizan una campaña a favor de un militante suponga un voto- subrayan el hecho de que el delegado en múltiples ocasiones no vota lo que la mayoría de militantes a los que representa desean, y que varias veces los votos de estos delegados fluctúan en base a las “ofertas” de cargo que se les ofrezca, o en un convencimiento personal y no del colectivo que lo ha elegido.
Esta rama del Partido, encabezada como ya antes se ha señalado por Carme Chacón, es más apoyada por el sector joven y reformista, puesto que tienen un mayor apoyo en las bases del grupo y si se diese este tipo de votación podrían obtener el liderazgo. Hasta tal punto existe un sector que apoya este método de Primarias Abiertas que uno de los socialistas que se postulan a Secretario General, Eduardo Madina, ha supeditado su candidatura a que se realice mediante este sistema de elección.

En mi opinión lo más democrático y justo debería ser un voto por militante para no conjurar el poder en unos pocos.
Pero, en una reflexión personal me pregunto, ¿No se deberían realizar antes estas Elecciones Primarias antes que un Congreso para cambiar de Secretario General? Porque de poco sirve cambiar de Secretario tres, cuatro meses, si cuando se realizan estas votaciones va a volver a cambiar toda la directiva.¿Acaso empezamos el postre antes que el primer plato?

Al menos, de lo malo los socialistas han reconocido el descalabro sufrido con las Europeas, mientras que otros se refugian en ambigüedades.