UNA GILIPOLLEZ

No diremos que Pedro J. sea gilipollas, pero su escrito de hoy en su “antiguo” periódico, lo es de pies a cabeza, de cuernos a rabo, porque ya se sabe, hasta el final, todo es toro.

Después de gastar más tinta que una caja de chocos en destilar un análisis que todos conocemos, al menos igual que él, pero que no podemos escribir por no tener la sábana de que dispone, nos viene a decir que es tarea del nuevo Rey la de acabar con los problemas que acucian a España.

Señor Pedro J. Ramírez, si Felipe VI es un jarrón chino, es un jarrón chino.

Punto pelota.

Deje usted de escribir gilipolleces.

O, al menos, ahórrenoslas.