Unicidad e Igualdad

Image

La Vida es Una en todas las formas y expresiones manifestadas en ésta existencia, y es por tanto Igual a la condición que aceptamos en y como ésta, lo cual resulta refractante en toda dimensión y nivel de la misma.

La razón por la cual no podemos encontrar una solución para la actual condición del mundo es porque tratamos de pensar la vida como nos la han enseñado, una competencia por la supervivencia; he llegado a darme cuenta donde es que ha recaído mi error, y es en el hecho de que he tratado de encontrar una solución para la condición de éste mundo utilizando la misma lógica sobre la cual ha sido fundado, olvidando la inapelable frase que alguna vez el profesor Albert Einstein expresó: “No podemos resolver los problemas, pensando de la misma forma en que los creamos”.

Lo que me interesa compartir aquí, es mi entendimiento de las palabras Unicidad e Igualdad y como éstas dos palabras, a mi entender, son de hecho la solución para todos los problemas del mundo. Por lo cual, en el entendimiento de éstas palabras establezco mi compromiso y motivación, para dedicar mi vida a la aplicación y difusión de las mismas en todos los sentidos y dimensiones que puedan abarcar, para con esto, fundar un propósito a mi existencia más no limitado al interes propio, sino englobado a la consideración de éstos principios sobre los cual establecer la base de la existencia misma, a razón de ver éste propósito concretado dentro de y como la forma y expresión de vida de cada ser humano, cada animal, cada planta, bactería, mineral, atomo, etc., como el trabajo más importante que haré en éste mundo, para que en su aplicación práctica llevada a todos los sectores, todos los niveles y todos los rincones del mundo, seamonos todos de vivirlas, reformando así, como un verdadero acto de legitima democracia, los fundamentos del contrato que alguna vez establecieron los pilares de toda sociedad que alguna vez haya existido y existirá.

Primero me gustaría compartir lo que he comprendido que la Unicidad y la Igualdad “no son”: A priori, uno podría relacionar las palabras “Unicidad e Igualdad a una experiencia”, por experiencia entendiéndose, alguna sensación emocional/sentimental cargadas con algún sentido de positividad o belleza banal y material; entiende que tal experiencia o noción de éstas palabras dentro de una sensación o experiencia positiva, limita los fundamentos de las mismas en un juicio de valor que solo procura la satisfacción al aspecto del interés personal, y por tanto no procura la consideración de éstas en todas sus dimensiones y expresiones, y en ello nos separamos completamente del entendimiento de la vida misma. Otro aspecto que podemos observar dentro de éste mismo sentido, es cuando llegamos a creer que no es necesario entender la vida y que solo debemos dedicarnos a la acumulación de experiencias positivas, a través de lo cual definimos la “experiencia de vivir”, ésto se ve reflejado en una frase que dice: “la vida es para vivirse”, sin embargo, dentro de ésta se está proyectando la idea de que por tanto, solo vives la vida tal y como es, es decir “no entiendes como es que ésta se ha construido en las dimensiones de lo social, lo psicológico, lo económico, lo político, lo científico, etc.”, ésto en realidad refleja ya el engaño e influencia de la espiritualidad, porque el vivir la vida como existe actualmente sería un engaño, sería vivir y aceptar el abuso que está tomando lugar en todos los niveles y formas dentro de ésta existencia.

¿Qué es la supervivencia?

Por alguna razón, hemos creído que la Vida fue diseñada para los más fuerte, pero observa, el fuerte necesita y depende del “débil”, todos necesitamos el uno del otro, y por tanto somos responsables el uno por el otro la Vida no fue diseñada para “los más fuertes en el diseño de la supervivencia” sino para todas las formas de vida en éste mundo, entendiendo así que todas as formas de vida en éste mundo, dependemos y necesitamos el uno del otro para nuestra existencia”

Me doy cuenta de como hemos creado relaciones parasitarias en éste mundo, y como esas relaciones parasitarias están basadas no en la Unicidad y la Igualdad, no en una relación simbiótica donde ambos organismos se ven beneficiados el uno del otro, sino que éstas relaciones están definidas por el control y el dominio trayendo así a su manifestación la idea y deseo de lo propio, sin consideración alguna por la condición de la Vida misma en todos y cada uno de los organismos de éste mundo

Actualmente vivimos en la desconsideración y la ignorancia, buscando la satisfacción del interes personal y la satisfacción de la felicidad ideal alineado al más puro “American way of Life”, deliberadamente cerrado los ojos al abuso que existe en éste mundo y nublado la mente con pensamientos positivos y deseos y proyecciones futuras de esperanza por un cambio a una vida mejor, sin ver entonces como en el acto mismo de desear una vida mejor, lo que queda expuesto entonces es el hecho de que la vida como existe actualmente, no puede ser vivída en forma alguna, ni puede ni debe ser aceptada en su noción e idealización misma; debemos darnos cuenta entonces que “entender qué es la vida y quienes somos como la vida” es por tanto la solución, solución misma que debemos implementar en todos los sectores: educación, política, economía, Derecho, Biología, Ciencia. Por lo tanto la declaración de “La vida es para vivirse” es una declaración hecha dentro del razonamiento “la ignorancia es felicidad/virtud”

La Adicción a la energía persiste y se ha incrementado durante los últimos días a medida que me adentro dentro de éste punto sobre lo que sería esta “transición efectiva” hacia levantarse y vivir en y como la honestidad con uno mismo, y es decir, a medida que escribo ésto puedo encontrar un símil que resulta bastante interesante, y es el hecho de que, la misma adicción a la energía se convierte en mi falta de compromiso y motivación para de hecho cambiar porque, al haber relacionado la motivación a una experiencia energética positiva, es decir, es como que ésta experiencia energética no puede contraponerse a la energía de por ejemplo, el deseo de tener una relación, de tener sexo, y en ello, el deseo por una relación es una experiencia positiva en si misma que eventualmente lleva al hecho de que, la mente dirá, “no necesito éste punto de motivación porque la experiencia positiva que recibo del deseo de tener una relación o tener sexo es mayor” y en ello, lo que implica por consecuente es que si tratas de cortar el suministro de energía positiva pero aún mantienes la definición de motivación en base a una energía positiva, entonces simplemente pierdes el punto mismo de la motivación, porque no estarás motivado y si tratas de generarlo de nuevo, es decir, la carga positiva dentro de ésta búsqueda por la motivación, el sistema de consciencia mental, no solo cargará el punto de motivación, sino que la energía será distribuida para alimentar toda la mente y los sistemas dentro y como ésta.

Así que, a esto, viene un pensamiento interesante “cambiar es difícil, hacer un cambio es imposible”…, esa declaración es fascinante en si misma, porque en realidad lo que uno está diciendo allí es que, uno no es capaz de “renunciar a su adicción a la energía” y que en ello, uno entonces define como imposible el poder cambiar en si mismo y poder cambiar el mundo en forma alguna, porque de acuerdo a lo que hemos aprendido en la escuela todo se mueve y racionaliza dentro de ésta lógica, de “A es i gual a B, B es igual a C, así que en ausencia de B, C es imposible”, esto traducido sería = motivación es igual a energía, energía es igual a movimiento, en ausencia de energía el movimiento no es posible, lo cual en realidad es una falacia en si misma, porque de lo que me doy cuenta es que el movimiento depende de la relación que yo establezca dentro de mi mismo dentro de la noción misma de la motivación, para poder de hecho realizar l movimiento, y el cual me he dado cuenta que soy capaz de realizar sin tener una experiencia energética atada a éste.

Muchos dirán: ¿en que te basas para decir que el movimiento es posible sin la energía? En el hecho de que, si establezco por ejemplo “Motivación en relación a la Unicidad e Igualdad” entonces mi motivación no estará sujeta o dependiente de la energía misma, porque la Unicidad y la Igualdad existen por sí mismas, no por la energía, y debido a que la Unicidad y la Igualdad son mi motivación, entonces no dependo de la energía en esa ecuación para poder moverme porque no es un factor que influya en mi relación a como me muevo y dirijo en mi mundo, donde por lo general uno iría “si no me siento bien = no estoy motivado; si no tengo esto, esto y aquello = no estoy motivado”, relacionar la motivación a la sensación o energía positiva de la cual creí la motivación dependiente para poder de hecho moverme a mi mismo, donde en el momento que me vería estando triste o inclusive feliz acerca de algo, las causas por las cuales esa motivación entraría o podría de hecho establecerla, se volverían un reto de gran complejidad, lo cual de hecho podría ocurrir en todo momento, en y como la manifestación de estos cambios dentro del día a día en el que mi autoestíma va de arriba/abajo sin poder de hecho ver la motivación concretada en forma alguna, y aún cuando surgirían momento en los que “ME SENTIRÍA motivado” no duraría gran cosa porque esa energía de forma casi instantánea sería remplazada por otra energía, así que, me doy cuenta de que, es necesario desasociar las palabras de la experiencia energética en todas sus formas posibles porque de ésta forma el principio energético del cual una vez me creí dependiente puede ahora ser remplazado por un principio de acción práctica con la cual puedo de hecho moverme a mi mismo en todo momento sin depender ya de la energía.

“Tenemos una larga historia creyendo que el horizonte era el fin del mundo, sin embargo, por cada horizonte que hemos alcanzado física e intelectualmente, solo nos ha revelado otro horizonte en la distancia. Solo porque no podamos ver por encima de la montaña, no significa que no haya nada allí. Nunca ha sido así antes…” –Anónimo–

Por mucho tiempo, la humanidad se ha entregado a la esperanza de que un salvador, un héroe, un dios que vendrá a salvarnos; sin embargo, el problema está en que la humanidad está esperando en esa “esperanza” por un héroe, un salvador, un dios, pero lo que uno no considera en esos momentos, es la forma en que de hecho funciona/opera la esperanza en sí misma, y ésto es el hecho de que, la esperanza dentro del cuerpo es como ésta absoluta sensación de inutilidad, de impotencia frente al mundo, en el que uno se siente muy pequeño, o demasiado insignificante para hacer algo al respecto. Por mucho tiempo, la humanidad ha esperado un cambio en éste mundo, así es, ha “esperado” por un cambio que provenga de fuera. A lo largo de la historia, han existido personas/ejemplos, que han estado dispuestos a dedicar y sacrificar sus vidas para darle a ésta humanidad la oportunidad de aprender a amar, la oportunidad de aprender a compartir, a dar, a perdonar, y sobre todo la oportunidad de aprender de éstas personas, éstos ejemplos. Sin embargo, tal pareciera que, aquellos que deciden levantarse como esos ejemplos, siempre resultan brutalmente abatidos por el sistema y las personas mismas, por quienes inicialmente se levantaron…

Asumo que a ninguno agrada la idea de un país analfabeta, aún menos es de nuestro agrado saber que formamos parte de dicho país, donde permanecemos pasivos a la sombra de la acostumbrada, aceptada y conveniente premisa de “aquí nos tocó vivir”. Es fácil juzgar al ignorante por lo que no es, más que verlo por aquello que puede ser; tales concepciones, no por menos, atemorizan a algunos que prefieren una sociedad ignorante, una sociedad dormida, una sociedad moldeable…

Quisiera ver a un Albert Einstein, separado de las matemáticas, quisiera saber de una Marilyn vos Savant, incapaz de la habilidad de la redacción por analfabetismo, quisiera conocer a un William James Sidis, imposibilitado del entendimiento del idioma o la lingüística. Mas importante aún, sería cuestionar si la ausencia de alguno de ellos habría permitido la existencia de otros; y también sería importante cuestionar, si aquellos que se ostentan como “portadores del conocimiento”, habrían llegado a tan conveniente posición, de no haber sido por la labor de aquellos que les precedieron.

El Conocimiento es una herramienta que, empleada correctamente, puede conducir a una persona, a develar los más inéditos misterios del mundo para la consciencia de su época; hazañas inconcebibles se han logrado gracias a estos esfuerzos, y ciertamente hay gente que ha estado dispuesta a pelear, y a matar por ellos.

Veo el acto de privar a una persona de las herramientas necesarias para la vida, como un acto que no debería por menos, ser considerado un acto criminal contra la humanidad misma. Puesto que al privar a una persona de tales herramientas, también se priva al resto de la humanidad de los beneficios que pueda traer el empleo que les de dicha persona a estas herramientas.

Entiéndase desde luego que no basta con tener acceso a la información para garantizar el uso eficiente de las mismas, ya que sin la guía apropiada para el manejo de éstas, sería lo mismo a dejar que una persona sin conocimiento alguno sobre arquitectura y construcción, edifique la casa en la que pretendemos vivir y luego esperemos que bajo la obra y gracia del espíritu santo (como tanto se acostumbra en México por ejemplo), la casa simplemente no se venga abajo, ¡con nosotros dentro de ella!

Por éstos simples motivos, no resulta extraño, que la guerra que está tomando lugar dentro del actual sistema educativo entre gobiernos, profesores, alumnos, etc., sea uno de los temas más tratados y debatidos de nuestra generación.

Soy de la idea que todos deben ayudar a todos, eso es lo que nos ha traído hasta aquí, es lo que nos ha constituido como sociedad y como nación. No puedo imaginarme que profesor no aprende de sus alumnos, ni tampoco puedo imaginarme la naturaleza del ser humano como algo bueno o malo, como algo apocalíptico o integrado, sino como la inherente y sutil habilidad del aprendizaje; aprendizaje que puede conducir a alguien a cometer el más despiadado pecado, o a mostrar la más hermosa compasión por nuestros compañeros humanos.

La pregunta inherente a quien soy depende no de la respuesta que surga de mis palabras, sino de las palaras que  se vean reflejadas en la carne viva como acciones, por ésto mismo, me comprometo a dedicar mi vida a aprender, vivir y enseñar éstos principios “Unicidad e Igualdad”, como una expresión propia, entendiendo que ésto será un proceso para levantarme y de hecho establecerme dentro de y como estos principios, sin embargo, me llevó un proceso el llegar a convertirme en lo que soy dentro de la deshonestidad, dentro de la energía y mi adicci+ón a la misma y será un proceso igual para salir de ésta, proceso que de hecho me comprometo a hacer, no ya algo separado como lo hice en un inicio, recopilando conocimiento e información, sino a hacer de éste proceso, el prceso de cambiar y crearme a mi mismo en y como la palabra viva dentro de y como éstos principios.

Me comprometo a explorar, entender y vivir las palabras Unicidad e Igualdad en todos sus sentidos y expresiones para entonces alinearme a y como éste entendimiento, y en ello dando a la vida una voz para hablar y expresar lo que será permitido y aceptado y lo que no será permitido ni aceptado, a razón de que lo que es mejor para todos, no es por concepto alguno negociable, ni puede por tanto ser disminuido, remplazado, derogado u abrogado por ninguna otra ley, ya que la vida misma debe ser y es la ley absoluta de toda la existencia, y pretender o decir que “existe algo superior a razón de justificar dominio/control o poder sobre algo o alguien” es un abuso que violenta a la misma y es por tanto inaceptable.

Continuaré en posts por venir