Víctimas de agresión casi 19 de cada 100 adultos mayores en México

J. Adal­ber­to Vi­lla­sa­na

El mal­tra­to a la ve­jez es un re­to que re­quie­re aten­ción; las me­di­das de­ben erra­di­car es­te­reo­ti­pos y es­tig­mas, pro­pi­ciar di­ná­mi­cas fa­mi­lia­res sa­nas y cons­truir puen­tes in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les, es­ta­ble­ció el es­pe­cia­lis­ta Fer­nan­do Quin­ta­nar Ol­guín, de la Fa­cul­tad de Es­tu­dios Su­pe­rio­res (FES) Iz­ta­ca­la de la UNAM.

Hoy se ce­le­bra del Día Mun­dial de la To­ma de Con­cien­cia de Abu­so y Mal­tra­to a la Ve­jez, y en la vís­pe­ra el in­ves­ti­ga­dor con­si­de­ró que es pre­ci­so ga­ran­ti­zar la aten­ción in­te­gral al adul­to ma­yor, la pro­tec­ción de sus de­re­chos y fo­men­tar una cul­tu­ra de res­pe­to.

Es de re­cor­dar­se que en Mé­xi­co, en­tre el 8.1 y 18.6 por cien­to de las 11.669,431 per­so­nas ma­yo­res de 60 años que exis­ten son víc­ti­mas de ac­cio­nes que agre­den, in­ti­mi­dan o po­nen en ries­go su sa­lud, ac­cio­nes ejer­ci­das prin­ci­pal­men­te por sus fa­mi­lia­res, se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ge­ria­tría de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud.

En 2012, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) es­ti­mó que en­tre el cua­tro y seis por cien­to de los an­cia­nos en el mun­do han su­fri­do al­gu­na for­ma de abu­so y mal­tra­to, es de­cir, un ac­to úni­co o re­pe­ti­do que cau­sa da­ño o su­fri­mien­to, así co­mo la fal­ta de me­di­das apro­pia­das pa­ra evi­tar­lo, con­di­ción pro­du­ci­da en una re­la­ción ba­sa­da en la con­fian­za.

Usual­men­te, es­tas agre­sio­nes no son de­tec­ta­das ni aten­di­das y pa­san ca­si siem­pre inad­ver­ti­das. Las me­di­das al res­pec­to de­ben erra­di­car es­te­reo­ti­pos y es­tig­mas so­bre el en­ve­je­ci­mien­to, pro­pi­ciar di­ná­mi­cas fa­mi­lia­res sa­nas y cons­truir puen­tes in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les, re­co­men­dó Quin­ta­nar Ol­guín.

Lo más re­le­van­te es ga­ran­ti­zar la aten­ción in­te­gral, la pro­tec­ción de sus de­re­chos y fo­men­tar en­tre la po­bla­ción una cul­tu­ra de res­pe­to a es­te sec­tor.

No bas­ta la le­gis­la­ción, de­be asu­mir­se el com­pro­mi­so de cum­plir­la, su­bra­yó en oca­sión del Día Mun­dial de la To­ma de Con­cien­cia de Abu­so y Mal­tra­to a la Ve­jez, que con­me­mo­ra la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU) ca­da 15 de ju­nio des­de 2006.

El aca­dé­mi­co, con más de 30 años de ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal en los te­mas re­fe­ri­dos, ex­pu­so que la vio­len­cia con­tra los adul­tos ma­yo­res es con­se­cuen­cia de di­ná­mi­cas per­so­na­les y fa­mi­lia­res ne­ga­ti­vas. En es­tos ca­sos, las re­la­cio­nes es­tán de­te­rio­ra­das, los lí­mi­tes ro­tos y no exis­ten com­pro­mi­sos de­fi­ni­dos ni un pro­yec­to de vi­da con sen­ti­do.

“Tam­bién el ha­ci­na­mien­to fa­mi­liar y la his­to­ria per­so­nal de los an­cia­nos los ex­po­nen al mal­tra­to, co­mo una for­ma de cas­ti­go por su con­duc­ta an­te­rior”.

El coor­di­na­dor del Pro­gra­ma de Psi­co­lo­gía del En­ve­je­ci­mien­to, Ta­na­to­lo­gía y Sui­ci­dio, de la FES Iz­ta­ca­la, ex­pli­có que la vio­len­cia es­tá pre­sen­te en el mal­tra­to fí­si­co, psi­co­ló­gi­co, emo­cio­nal o se­xual, y el abu­so de con­fian­za en cues­tio­nes eco­nó­mi­cas. Es­to tam­bién pue­de ser re­sul­ta­do de la ne­gli­gen­cia, in­ten­cio­nal o no.

Las for­mas más re­cu­rren­tes son el des­pre­cio, la mar­gi­na­ción fa­mi­liar, el sar­cas­mo, el ais­la­mien­to, la de­man­da con­ti­nua de apo­yos de to­do ti­po y el con­trol de los tiem­pos per­so­na­les, en­tre otras, de­ta­lló.

De­trás de las agre­sio­nes exis­ten his­to­rias fa­mi­lia­res lle­nas de frus­tra­cio­nes, dis­tan­cia­mien­tos y de­pen­den­cias mu­tuas sin re­sol­ver. La pa­ren­te­la exi­ge a los adul­tos ma­yo­res apo­yo eco­nó­mi­co pa­ra sos­te­ner­se o pa­gar deu­das y el cui­da­do de hi­jos con dis­ca­pa­ci­dad o nie­tos, en una di­ná­mi­ca ne­ga­ti­va, ex­pli­có.

En tér­mi­nos psi­co­so­cia­les, las con­di­cio­nes de es­tas con­duc­tas de­ben ana­li­zar­se a fon­do pa­ra co­no­cer la his­to­ria de­trás y de­ter­mi­nar las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra aten­der el pro­ble­ma. Se re­quie­ren nue­vas mo­da­li­da­des de re­la­cio­nes per­so­na­les y fa­mi­lia­res, co­men­tó.

Ade­más, es re­co­men­da­ble cons­truir puen­tes in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les en­tre adul­tos ma­yo­res y jó­ve­nes pa­ra fo­men­tar la con­vi­ven­cia, el en­ten­di­mien­to mu­tuo y el res­pe­to.

Asi­mis­mo, es pre­ci­so ge­ne­rar es­pa­cios de edu­ca­ción pa­ra com­pren­der el en­ve­je­ci­mien­to e ins­tan­cias don­de los an­cia­nos ten­gan áreas pro­pias y sean res­pon­sa­bles só­lo de sí mis­mos, en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des. La edu­ca­ción emo­cio­nal es fun­da­men­tal, con­clu­yó.


Publicado por Notiredmexico para NOTIREDMEXICO el 6/15/2014 06:54:00 a. m.