Y esto, ¿quién lo paga?

Cuando el escritor catalán Josep Pla llegó a Nueva York en 1954 y contempló la ciudad iluminada dura